diciembre 11, 2017

El Dakar penetra Bolivia en una etapa de alta exigencia.

El Rally Dakar 2017 ingresa este jueves a Bolivia en una etapa de alta exigencia que lo llevará hasta La Paz, corazón político del país, con protestas de activistas sobre severos racionamientos de agua potable como telón de fondo. La cuarta etapa de la competición, a partir de la que comienza el tramo boliviano de seis días, “deportivamente será espectacular”, presagió Marc Coma, director deportivo del Dakar, en declaraciones a periodistas.

rally-dakar2016-bolivia.jpg

Luego de atravesar un clima tórrido por tierras guaraníes, los competidores correrán por dunas enclavadas en la altura cordillerana hasta llegar para repostar sábado y domingo a los 3.600 metros de altitud de La Paz, donde serán recibidos por el presidente Evo Morales, principal impulsor de este evento.

Aunque es poco probable que tengan contacto directo, también los recibirán la tarde del sábado en La Paz activistas que reclaman por el “derecho Constitucional” de tener acceso al agua. Desde mediados de noviembre varias regiones del país, como las andinas de Potosí, Oruro y La Paz, por donde surcarán los competidores, sufren serios problemas de abastecimiento del agua, en la peor sequía de los últimos 25 años, agravada por negligencia estatal.

Para atajar esta polémica, atizada además por la oposición política a Morales, el gobierno afirmó que “la provisión del agua del Dakar será autosostenible por parte de la organización, por parte de ASO” (Amaury Sport Organisation), según el ministro de Cultura, Marko Machicao. De acuerdo con una profusa difusión oficial, la ASO ingresó al país con 36.000 litros de agua en seis cisternas, las mismas que serán donadas luego al país.

Como parte del caldo de conflicto político, la ministra del Agua, Alexandra Moreira, en el ojo de la tormenta por la escasez del producto, acusó a los opositores de pretender realizar un sabotaje a la competencia y los consideró de “antipaceños”, por querer opacar la llegada de los deportistas a La Paz, sede de los poderes Ejecutivo y Legislativo.

INCERTIDUMBRE EN LOS TRAMOS BOLIVIANOS

La competencia, en su novena edición en Sudamérica, ingresó este jueves por el poblado boliviano de Tupiza (Potosí), procedente de la argentina San Salvador de Jujuy, y luego circulará por las ciudades de Oruro y La Paz, para dejar el país el martes en dirección sur, desde el Salar de Uyuni, nuevamente hacia Argentina. Reportes de radio informaron este jueves desde Tupiza, 787 km al sur de La Paz, que miles de personas están apostados a lo largo de la ruta.

“Es una verdadera fiesta y hay una cantidad increíble de personas y vehículos” que llegaron desde varios puntos del sur de Bolivia, reportó desde el lugar el corresponsal de Radio Panamericana. Dos son los ídolos de la afición boliviana, el motorista Juan Carlos Chavo Salvatierra y el piloto de cuatriciclos Wálter Nosiglia que, según las planillas de la competición, no han cumplido aún su mejor campaña. De los 15 bolivianos inscritos en el Dakar 2017, abandonaron dos, entre ellos Suany Martínez, la única boliviana participante en la categoría de cuatri.

Sin embargo, el piloto de automovilismo Rodrigo Gutiérrez es la revelación boliviana en la competición. Según los organizadores, este es el Dakar “más duro” en su periplo sudamericano. El pasado 2 de enero el ganador de moto del año pasado, el australiano Toby Price, abrió la carrera en Asunción del Paraguay, que recorrerá un total de 8.000 kilómetros hasta su meta en Buenos Aires.

En esta edición del Dakar compiten un total de 318 vehículos (144 motos, 37 quads, 87 autos y 50 camiones) y 501 competidores. Respecto de la etapa boliviana, el vigente campeón, el francés Stéphane Peterhansel, advirtió antes de partir que “existe un poco de incertidumbre en cuanto a la altura. No sabemos cómo vamos a reaccionar los pilotos o los copilotos pero tampoco los asistentes o los mecánicos”.

Fuente: N A
A %d blogueros les gusta esto: