diciembre 13, 2017

Galmarini: “Con la deuda de San Isidro en salud, los vecinos no pueden pedir ni una curita”

El senador bonaerense Sebastián Galmarini se refirió al brote de tuberculosis detectado en el municipio y expresó: “Como van a atender a pacientes con esta enfermedad si no pueden dar respuesta a los casos más simples en las guardias hospitalarias”.

Ante el reporte de 43 casos de tuberculosis en el Municipio de San Isidro, el senador provincial Sebastián Galmarini conversó con Daniel Tognetti en Radio del Plata y expresó: “Con la deuda que tiene San Isidro en el área de salud, los vecinos no pueden pedir ni una curita. Como se van a atender a pacientes con síntomas de tuberculosis, si no pueden dar respuesta a los casos más simples en las guardias hospitalarias”.

Las críticas al sistema de salud del Municipio del legislador sanisidrense se suman a la denuncia del director de cine, Mariano Cohn, quien en una entrega de premios a la obra el “Ciudadano Ilustre” apuntó contra médicos del hospital local, el municipio y hasta el mismo intendente Gustavo Posee por la muerte de su hermano en un extraño caso de mala praxis.

Consultado por el ocultamiento de la enfermedad, Galmarini manifestó: “Al principio estos casos no se dieron a conocer por parte de las autoridades Municipales, pero ante nuestra insistencia en el pedido de informes y el dictado de un decreto solicitando la emergencia sanitaria no pudieron invisibilizarlo más. La cantidad de casos registrados podría dar lugar a un brote o una epidemia”.

“El tratamiento de la enfermedad no es sencillo, requiere la toma de medicamentos, aislamiento del paciente, pero con recursos es una enfermedad totalmente controlable. El problema es que San Isidro, inexplicablemente, mantiene una deuda de 200 millones de pesos con prestadores sanitarios, lo que hace imposible enfrentar el problema”, agregó el legislador.

“El Municipio debe tomar cartas en el asunto, ponerse a trabajar y evitar que se extienda esta enfermedad. Ocultar los casos solo empeora la situación”, finalizó Galmarini.

A %d blogueros les gusta esto: