1316513725048372
octubre 23, 2017

Luana Simioni: “Para que el transporte deje de ser una pesadilla, hay que terminar con el negocio de los empresarios”

El transporte público en La Plata es un trastorno para los usuarios y choferes. A nivel local, el 33% de los viajes que realizan los platenses, se hacen en transporte público. La mayoría de los usuarios son trabajadores y estudiantes que viven en los barrios Altos San Lorenzo, Los Hornos, Olmos, Abasto, Melchor Romero o El Peligro, donde el uso del transporte ocupa del 35 al 50% de los viajes.

En este sentido, Luana Simioni, precandidata a Concejal por el Frente de Izquierda (FIT), denunció que “los barrios donde se concentra el pueblo trabajador de menos recursos son los principales rehenes del mal estado del sistema de transporte. Todo esto sucede mientras los empresarios del sector se llenan los bolsillos con ayuda de los distintos gobiernos. Las líneas de colectivos están concesionadas por solo tres empresas que reciben subsidios millonarios. Además, muchas veces la renovación de las unidades las termina cubriendo el municipio. A fines del año pasado el intendente Garro entregó a la empresa Unión Platense, presidida por Corbelli, 15 micros cero kilómetro”.

Y agregó: “Los empresarios de transporte para enriquecerse también mantienen a los choferes en las peores condiciones laborales. El conflicto de los trabajadores de la línea Este y 520 puso en boca de todos los platense cómo los choferes son sometidos a jornadas de 8 horas o más, horarios nocturnos y a la presión de tener que cumplir tiempos por vuelta irrealizables”.

“Los anteriores gobiernos del PJ-FPV y ahora Cambiemos junto con los partidos que integran el Concejo Deliberante, son los grandes responsables. Han dejado que las empresas se enriquezcan a costa de las arcas del Estado, la salud de los choferes, el tiempo y comodidad de los usuarios”, señaló la precandidata del Frente de Izquierda.

Luana Simioni explicó la postura que tiene el FIT para solucionar el tema del transporte público: “Hay que exigirle a las empresas que abran los libros de contabilidad y expliquen qué hicieron con los 350 millones de pesos de subsidio que recibieron en 2016. El transporte es un servicio público, por lo tanto debe ser estatal. Hay que quitarle la concesión a las empresas y que sean gestionadas por los trabajadores del servicio y los usuarios, y asesorados por los Institutos y especialistas de la universidad. Y todas las modificaciones que se propongan tienen que ser aprobadas y controladas por los usuarios y el conjunto de los platenses”.

A %d blogueros les gusta esto: