1316513725048372
octubre 23, 2017

El aumento en la jubilación mínima no alcanza para recuperar el poder de compra del 2015

Pese a que en septiembre el haber mínimo subirá un 13,32% y en el acumulado del 2016 superará a la inflación, no llegará a recuperar el poder de compra si se tiene en cuenta el IPC de la canasta de consumo de los adultos mayores donde hubo un desmedido aumento de los medicamentos.

El jefe de Gabinete  Marcos Peña anuncio en conferencia de prensa junto al titular de la Anses Emilio Basavilbaso que los haberes de los jubilados y pensionados de la Anses subirán un 13,3% en septiembre. De todos modos si se tienen en cuenta el Índice de Precios al Consumidor para la canasta de adultos mayores, la jubilación mínima que será de $7426 sigue estando por debajo del poder de compra que tenía en diciembre de 2015.

El incremento que también alcanza a la Asignación Universal por Hijo (AUH) se define según lo estipulado en la Ley de Movilidad Jubilatoria (N° 26.417), que se aplica automáticamente dos veces al año desde 2009. El optimismo oficial marcaba que “se le ganó” a la inflación pero a fin de año la capacidad de compra de las jubilaciones y asignaciones sería 4,6 por ciento menor a la registrada en diciembre de 2015.

Teniendo en cuenta los datos elaborados por el IET de la UMET indican que el IPC de los jubilados acumuló hasta julio una suba del 25,9 por ciento interanual, por encima del IPC del conjunto de la población (24,5) y asalariados registrados (24,2). Hay que analizar la composición de la canasta de alimentos de adultos mayores la cual tiene una composición diferente al resto de la población: el peso de los alimentos, los medicamentos y la salúd pública son otros.

Los datos elaborados por el IET indican que el IPC de los jubilados acumuló hasta julio una suba del 25,9 por ciento interanual, por encima del IPC del conjunto de la población (24,5) y asalariados registrados (24,2). Sin dejar de contar que el PAMI restringió el alcance de la cobertura del 100 por ciento en medicamentos, redujo la cobertura máxima gratuita de 10 a 4 remedios y eliminó del listado más de 160 principios activos.

Además, según informó la Fundación Soberanía Sanitaria, el PAMI interrumpió la provisión gratuita de anteojos y limitó la cantidad de alimentos entregados en los centros de jubilados. Al ajuste impuesto, donde también se contabiliza el retaceo de los insumos para los afiliados diabéticos, se sumaron el recorte en el programa Remediar y los aumentos de precios registrados en las farmacias como consecuencia de la menor intervención estatal.

Fuente : http://www.politicargentina.com/

A %d blogueros les gusta esto: