1316513725048372
octubre 22, 2017

“El desafío táctico y el caos organizado que marcan al nuevo River”

Sin posiciones fijas, Nacho Fernández y Pity Martínez jugarán más arriba. Y desde el medio se soltará Enzo Pérez.

Si Marcelo Gallardo confirma hoy el equipo con el que viene trabajando durante esta pretemporada, River tendrá un nuevo desafío táctico desde mañana cuando enfrente a Guaraní por la vuelta de los octavos de final de la Copa Libertadores. Sin Sebastián Driussi, vendido al Zenit de Rusia, el Muñeco se inclinaría por Enzo Pérez como titular y un esquema con cinco mediocampistas. ¿Cómo será esta innovación en el esquema táctico de River?

El principal desafío es no ser un equipo estático. “Buscaremos movilidad para no darle facilidad a nuestros rivales para neutralizarnos. Para ello, intentaremos que haya cambios de posiciones pero de forma organizada”, aseguró Marcelo Gallardo. Lo que busca el entrenador es una especie de “caos organizado”. Es decir que sus jugadores no tengan posiciones fijas de mitad de cancha para adelante con el objetivo de desorientar al equipo contrario. Pero, a su vez, que sus jugadores sean conscientes de cada movimiento. Y ahí entra la organización. La mayoría de los desplazamientos están planificados. Alario es la única referencia, en soledad. “La idea es trabajar en la ocupación de los espacios”, agregó el Muñeco.

Otro desafío pasará por no dejar a Lucas Alario en soledad. Ante esta situación, a Gallardo no le preocupa la cantidad de delanteros que haya en cancha. “A mí no me importa si tengo uno o dos delanteros, sino que lo que más me importa son los que llegan y cómo llegan al área, cómo ocupan los espacios. Yo puedo jugar con dos o tres delanteros, pero si se chocan entre ellos, no me sirve. Yo prefiero no dar referencia. La única es la de Alario”, explicó el técnico. En ese contexto, será clave lo que aporten NachoFernández y Pity Martínez, quienes, cuando River tenga la pelota, se soltarán de la mitad de la cancha para abastecer al Pipa. La idea es que ellos también intercambien posiciones. Entonces, a veces uno puede aparecer por izquierda y el otro por derecha y viceversa. También pueden hacerlo por el medio. El objetivo es, tal como pasaba cuando estaba Driussi, que ellos sean capaces de entender por dónde es conveniente hacerle daño al rival. Y a través de sus posicionamientos lograr que el equipo saque ventaja numérica.

Cuando River pierda la pelota, ellos retrocederán a la línea de Enzo Pérez y Rojas, los dos laderos de Ponzio. La posición de Pérez también es vital para el ataque. El ex Valencia se parará 20 metros por delante de la posición de volante central y a partir de su manejo de pelota y su jerarquía también puede aportar llegada al área rival.

El último desafío será el de no sentir la ausencia de Driussi. Para ello será clave el desequilibrio del Pity Martínez, quien jugará entre 20 y 30 metros más adelante.

A %d blogueros les gusta esto: