diciembre 13, 2017

Franco Bagnato “Quiero ser parte de la transformación que representa María Eugenia Vidal”

Franco Bagnato encabeza la lista de senadores provinciales de Cambiemos  y cuenta cómo vive su paso del periodismo a la política. Su amor por Mar del Plata y la deuda de gratitud con María Eugenia Vidal.

Bagnato tiene una sonrisa característica, una especie de marca personal que no pierde ni siquiera cuando se refiere al nuevo desafío que enfrenta, luego de 30 años de carrera periodística: ingresar al Senado provincial en representación de la quinta sección electoral. “Hoy siento que nada me es ajeno, después de tantos años de servir en la radio y la televisión, estoy convencido de que tengo que poner el cuerpo y ser parte del gran equipo de María Eugenia en la Provincia”, dice.

Mar del Plata es el segundo distrito de la provincia en cantidad de electores. ¿Será el eje de tu campaña?

Mar del Plata es eje de mi vida. Yo vine a vivir a Mar del Plata a los 12 años, acompañando a mis viejos que vinieron aquí a trabajar. Me fui a estudiar, volví. Tuve mi desarrollo en Buenos Aires y en Estados Unidos, y volví. Invertí en la ciudad, pude concretar un gran proyecto radial, con mucho éxito. Mis hijos crecieron acá, mi mujer, mi mamá, toda mi familia tiene a Mar del Plata en el corazón. Así que vengo acá porque soy de acá. En este tiempo estoy escuchando a los vecinos desde un lugar distinto a la radio, con otras posibilidades. Me conecto con historias y personas que me llenan de ganas de participar en esta transformación que ya está en marcha, que encabeza María Eugenia, y que siento que me representa.

¿Te costó tomar la decisión de involucrarte en política?

Fue una decisión gradual, por supuesto que meditada y conversada con mi familia, amigos y algunos colegas. Pero no sé si me costó. Creo que tiene que ver con encontrar un grupo de gente del que te sentís orgulloso. Comparto los valores de Mauricio, de María Eugenia, los que representa Cambiemos. Tengo una deuda de gratitud con la gobernadora, a quien respeto y admiro. Y eso hace que no sienta dificultad en involucrarme. Se trata de la vocación de servicio: yo eso lo conozco bien. Aquel programa, que quedó en la memoria popular, Gente que busca gente, se trataba de aportar un servicio, de transformar vidas individuales. Lo mismo en la radio. Ahora se trata de trabajar por la transformación colectiva. Lo que no cambia es la pasión, la honestidad, la coherencia como valores que marcan el norte. Yo encontré en el equipo de la Provincia de Buenos Aires esos mismos criterios, y por eso me sentí a gusto desde el primer día.

¿Qué encontrás cuando salís a recorrer?

Una expectativa y una esperanza fenomenales. La gente te dice “No aflojen”, “Confiamos en este camino”. A mí me sorprendió mucho la convicción que tiene la gente, y cómo acompaña la idea del cambio. Por supuesto que hay reclamos y necesidades, de todo tipo. Cada uno de los 27 distritos de la quinta sección tiene sus problemáticas, y algunas se repiten en todos, lo que demuestra un Estado que ha estado ausente durante años. Los reclamos de obra pública, por ejemplo, o la problemática del empleo, que es un tema de gran preocupación en Mar del Plata, y, por supuesto, la seguridad. Sin embargo los vecinos saben que todas esas son luchas que se están librando, que no se ocultan los problemas, y que se están empezando a ver resultados. El Estado está presente en los sectores más necesitados por primera vez en mucho tiempo. Eso genera esperanza, confianza y apoyo en la gente.

¿Cómo imaginas el trabajo en el Senado?

En primer lugar, formando parte de un gran equipo. Nadie transforma nada solo. Se necesitan espacios de discusión, con profesionales y estar rodeado de los mejores. Eso también es Cambiemos: un espacio de libertad y de trabajo en equipo. Por ejemplo, hay legisladores marplatenses que están haciendo un gran trabajo en la Provincia, y voy a trabajar codo a codo con ellos. Tenemos que ser canales para los sueños de la gente, de eso se trata representarlos. Poder interpretar sus demandas, convertir en realidad sus anhelos y así seguir sumando a cambiar una realidad dura, difícil, pero no imposible. Yo les puedo asegurar que se trabaja mucho, María Eugenia y todos los miembros del equipo le ponen lo mejor que tienen, mucho esfuerzo y dedicación. Por eso siento que es un buen momento para sumar, para ser parte de este equipo. Es el momento de animarse a pasar de un lado a otro y ponerse a disposición. Con humildad y compromiso. Así me imagino el futuro, y estoy seguro que así será.

A %d blogueros les gusta esto: