junio 20, 2018

“Mientras exista la trata de personas, no podemos descansar”

Daniela Gasparini, coordina el equipo de Asistencia a Víctimas de Trata de Personas

Tras una denuncia a la línea 145, el equipo interdisciplinario del programa trabaja para brindarle a la víctima la contención y asistencia fundamental. El primer momento es clave en su rescate: “Se trata de desentramar todos los daños psíquicos y físicos que le han ocasionado y responder rápidamente”.

Daniela Gasparini trabajó muchos años en la intervención inmediata ante denuncias de personas atrapadas en redes de explotación sexual y laboral, lo que se engloba dentro del tipo penal de la trata de personas.

Ella es psicóloga y hoy coordina el equipo interdisciplinario conformado dentro del Programa Nacional de Rescate y Acompañamiento a las Personas Damnificadas por el Delito de Trata, en el ámbito del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos. Todos los días, las 24 horas, el Programa recibe denuncias. “Mientras exista la trata de personas, no podemos descansar”, resume.

Para poder llevar a cabo las intervenciones “estamos organizadas con sistemas de guardias permanentes que nos permiten estar alertas para el rescate, sea la hora que sea”, detalló Gasparini.

Sus profesionales abrevan desde diferentes disciplinas, aparte de la Psicología. Hay trabajadoras sociales, politólogas, médicos, abogados y policías especializados. Entre todos, brindan la asistencia terapéutica integral, asesoramiento jurídico y seguridad a las víctimas, desde una perspectiva de género y derechos humanos.

-¿Cómo explicarías tu trabajo de campo?

-Se trata de rescatar víctimas de la trata, personas que han sido violentadas en sus derechos humanos, debilitadas en su subjetividad y despojadas de su autonomía. Nuestra principal tarea es estar desde el primer momento acompañándolas, evitando que sean re-victimizadas por las aristas del propio proceso judicial, trabajando las pesadas cargas y traumas. Realizamos un camino que las empodere, donde su deseo se valorice, acompañándolas en todos los recorridos institucionales, desde un control médico hasta la recuperación de su documentación y todo lo que requiera, caso por caso.

-Al ser un equipo numeroso la coordinación parecer ser clave…

-Soy parte de un equipo de coordinación. Además de mí, hay supervisoras y dos coordinadoras de campo, y resulta muy importante el concepto de equipo. No sólo por lo que implica el abordaje de cada caso -hablamos de personas-, sino también por las múltiples complejidades que afrontamos. Es una tarea importante el rol de coordinación y la intercomunicación constante con las diferentes áreas. Cada una es parte fundamental de un engranaje, como un reloj, porque la en la mayoría de los casos nuestro trabajo diario requiere de mucha celeridad, y cada minuto que pasa lo es todo para una víctima que aguarda el rescate.

-¿Cómo se activa el equipo de rescate cuando aparece un caso?

En la línea 145 se reciben denuncias las 24 horas

La Oficina de Acompañamiento intervino desde el primer momento en la asistencia de la joven.
En la línea 145 se reciben denuncias las 24 horas
-Cuando el caso irrumpe, todas las piezas del engranaje comienzan a funcionar. Los equipos administrativos son los que reciben las convocatorias judiciales a allanamientos o al rescate de víctimas en cualquier punto del país. Al mismo tiempo, los abogados y las abogadas especializados analizan y resuelven situaciones desde su especificidad, y mantienen comunicación permanente con el equipo de la Línea 145 (teléfono dispuesto por el Ministerio de para recibir cualquier denuncia), que muchas veces es el primer momento del rescate. Y también realizamos la coordinación en el armado y seguimiento del equipo técnico interdisciplinario de psicólogas y trabajadoras sociales acompañadas por equipos policiales de custodia especializados en este tipo de casos de explotación sexual y laboral.

-¿Cómo crees que influye tu trabajo técnico sobre la vida de quienes son asistidos?

FOTO Stephanie Bridger
Gasparini coordina el equipo que depende del Programa Nacional de Rescate

-Hay casos que tocan nuestras más profundas fibras emocionales. Algunas veces se te hace un nudo de angustia en la boca del estómago y otras nos desvelamos. Aunque no permitimos que eso afecte negativamente nuestro desempeño. Creo que es hasta necesaria esa sensibilidad a la hora de rescatar y ayudar a restaurar derechos a las víctimas.

-¿Cómo es el trato directo con las víctimas que recién fueros rescatadas de redes de trata?

–La primera fase de asistencia es lograr que ese primer contacto sea con una profesional del programa, porque es fundamental ya que cada una está preparada técnicamente. La mayoría de las veces es lo más difícil. Lo más importante es lograr rápidamente su confianza pero, asimismo, la profesional debe confiar en el relato de la víctima. No sólo implica lograr desentramar todos los elementos del delito cometido contra esa persona, también todos los daños psíquicos y físicos que le han ocasionado y responder rápidamente a ellos.

Una cuestión interesante a destacar es que la mayoría de las veces nos encontramos con personas que no se reconocen a sí mismas como víctimas, ya sea por la situación de vulnerabilidad en la que se encuentran como por el miedo a las amenazas de los tratantes. Esta situación es parte de las complejidades que deben afrontar las profesionales in situ.

-¿Cómo funciona la Casa Refugio que tiene el programa?

-Una vez que la víctima es rescatada, la segunda fase de la asistencia es precisamente en la Casa Refugio, la cual está integrada por operadoras que permanecen 24 horas junto a las ellas. Es un equipo de psicólogas que tienen como principal tarea, lograr en un breve plazo de tiempo el fortalecimiento subjetivo de cada víctima particular.

Desde allí, la asistencia es integral, psicológica, médica, habitacional y alimentaria, jurídica, y todo lo que se requiera para la restauración de sus derechos hasta que estén en condiciones de poder prestar su testimonio.

-¿Qué valores se requieren para realizar esta tarea?

-Si tengo que distinguir tres valores de mi función, sin dudas son el compromiso y responsabilidad, que son dialécticos a mi parecer, la idoneidad y el amor por la humanidad.

Compartir con: