mayo 24, 2018

“Primer paso de Corazones Azules para un Pacto Multisectorial por mayor Seguridad Vial”

Convenio con la ecuatoriana Justicia Vial

Con el objetivo de promover políticas públicas y alcanzar una mayor participación activa de la sociedad, las ONG Corazones Azules Argentina firmó el pasado viernes con la ONG ecuatoriana Justicia Vial un Convenio de Colaboración, que tiene como piedra angular la transferencia de las experiencias exitosas que se aplican en Ecuador.

La firma del convenio es el primer paso de un ambicioso proyecto que hoy planifica Corazones Azules Argentina: lograr un Pacto Multisectorial que fortalezca la concientización, la educación y prevención en accidentes de tránsito, que en el Gran La Plata en particular y en todo el país en general se cobran un alto número en vidas humanas, invalidez, familias destrozadas e importantes daños materiales.

El documento fue firmado por el presidente de Justicia Vial, el experto en Seguridad Vial Guillermo Abad, y por el titular de Corazones Azules Argentina, Pedro Perrota.

Abad, quien se ha convertido en un asesor del actual presidente de ese país, Lenín Moreno, en materia de Seguridad Vial analizó la realidad argentina en accidentes de tránsito y puso foco en la problemática platense.

Para Abad “es vital la firma de este convenio porque nos compromete gratamente en aportarle a Corazones Azules toda nuestra experiencia y conocimiento en temas técnicos y jurídicos, que se desprenden de los avances que hemos tenido en nuestro país, tanto para aplicar en La Plata como en el resto de la Argentina”.

Según el titular de Justicia Vial, “lo más importante es transmitir el protagonismo que han tenido las organizaciones ciudadanas como controladores. Hace 15 años que la sociedad ecuatoriana a través de sus organizaciones lleva un contralor de las políticas públicas en materia de seguridad vial, promueve propuestas y construye una nueva cultura vial. Las organizaciones ciudadanas son vitales para lograr el objetivo de bajar los niveles de accidentes. Estamos gustosos de transferir esta experiencia a Corazones Azules de Argentina”.

Para Abad, “la ciudadanía debe tener la batuta en las políticas de seguridad vial de un país. Es notable la eficiencia que se logra cuando la ciudadanía se compromete a cambiar las cosas que están mal y que hacen tanto daño. Los ciudadanos empiezan a aglutinarse y a articular las políticas públicas, ese el objetivo que nos hemos propuesto para con Corazones Azules en esta transferencia de conocimiento”.

En tanto Perrota subrayó que “el Convenio que firmamos nos abre la posibilidad de contar con la extensa e intensa experiencia que tiene Justicia Vial en su lucha contra los accidentes viales. Esto incluye el asesoramiento técnico y  de políticas públicas para que podamos colaborar en la seguridad vial de nuestra ciudad”.

Y agregó: “Este trabajo en conjunto es un empuje importante para lo que venimos haciendo y para las distintas propuestas y proyectos legislativos que estamos trabajando. El objetivo es llegar a cero muertes viales en la ciudad y para lograrlo es necesario el compromiso de todos los sectores”.

En 2016 hubo que lamentar 95 personas fallecidas en situaciones viales en la ciudad de La Plata; en 2017 ese número ascendió a 105. En Enero del 2018 fallecieron 10 personas en las calles de la ciudad.

También estuvieron presentes el Comisario Daniel Umaño, Jefe de Bomberos La Plata, y Eduardo Genaro especialista en seguridad vial y asesor de Corazones Azules Argentina.

Acerca de Corazones Azules

Corazones Azules nació en Ecuador en el año 2004, como una iniciativa del Coronel Juan Zapata luego de haber vivido una experiencia personal en la cual dos niños murieron a raíz de que un auto a alta velocidad los atropello mientras él viajaba a una localidad ecuatoriana. A partir de ese hecho trágico, decide unificar su especialidad como ingeniero de tránsito con una campaña “para evitar que tanta gente muera de una manera tan irresponsable”. Nace así Corazones Azules. ¿El porqué de su nombre?, “Cuando una persona muere en un accidente de tránsito, por lo general producto de una muerte violenta, se produce un corte instantáneo de la circulación y oxigeno de la sangre y el corazón se torna azulado”. Los resultados obtenidos en Ecuador, motivaron a otros países a adoptar la iniciativa. Así fue que Perú, Panamá, Chile, Costa Rica, Uruguay y España se sumaron a la misma.

Compartir con: