octubre 19, 2018

Internos producen panificados en la Unidad 13 Junín

“Mi sueño es comprar un horno cuando recupere mi libertad para dedicarme a hacer las prepizzas que aprendí a elaborar acá en la cárcel” cuenta Cristian, un interno de la Unidad 13 Junín, que depende del Servicio Penitenciario Bonaerense. En el mismo sentido, varios de sus compañeros destacaron que gracias al oficio que aprendieron su reinserción es más probable ya que tienen la expectativa de una salida laboral.

En la panadería que funciona en el establecimiento casi 20 internos preparan diariamente 550 kilos de pan destinados a los privados de libertad de la Unidad 13 y la Alcaidía Penitenciaria Junín. Además, producen bizcochos, cremonas y facturas para ocasiones especiales.

Tres maestros panaderos se alternan cada día para compartir sus conocimientos con los internos. Además, empleados del Municipio de Junín amplían las herramientas de los panaderos con capacitaciones relacionadas al cuidado, tratamiento, producción y consumo de los productos. Todos ellos coincidieron en destacar la predisposición de los internos para el aprendizaje y el trabajo.

“La producción de los panificados es de lunes a lunes durante varias horas diarias y con las capacitaciones y la práctica nos formamos como panaderos de excelencia”, concluyó Cristian.

Compartir con: