noviembre 16, 2018

Estampa de capitán

Lisandro López mostró su jerarquía, convirtió el primer gol ante Rosario Central y se retiró del Cilindro en medio de una catarata de aplausos. La gente de la Academia confía en él para pelear el torneo hasta el final.

Más de un corazón se sacudió con la conferencia de prensa que Lisandro López dio después de la eliminación en la Libertadores. “Gane o no gane un título con este club, me voy a ir con el orgullo de haber vestido esta camiseta, de haber salido de acá y de haber vuelto. Me voy a ir con dignidad”, aseguró el capitán como anticipando un final que nadie quiere que llegue. El Cilindro lo recibió el domingo con los brazos abiertos y Licha ratificó su compromiso con estos colores desde el minuto uno del encuentro.

Un cabezazo en el primer tiempo que acabó en la red pero que anularon por posición adelantada. La cuota exacta de olfato para aparecer solo por detrás de todos, llenarse la boca de gol y empezar a encaminar una mañana que no pintaba fácil. Antes y después, toques de distinción con la pelota en los pies, lectura acertada del juego y vocación para correr como si estuviera recién intentando acomodarse a la Primera de Racing. A los 43 minutos de la segunda etapa, Eduardo Coudet lo sacó para que desde los cuatro costados cayera la merecida ovación: Lisandro aplaudió, agradeció con una mueca tanto afecto y recorrió con los ojos un escenario que no se cansaba de expresarle gratitud.

La Academia, líder del campeonato después de casi cuatro años, quiere soñar en grande. Con la estampa de su capitán, como quedó demostrado el domingo, todo parece más fácil.

 

www.racingclub.com.ar

Compartir con: