noviembre 16, 2018

La FeNaT marchó por los que menos tienen

La Federación Nacional Territorial (FENAT), de la CTA Autónoma, marchó al Ministerio de Desarrollo Social en CABA, exigiendo : terminar con el hambre y la desesperanza de los que menos tienen; y mostrando que con rebeldía y organización popular, se puede construir una nación mas justa y soberana. ATE y la CTA Autónoma de la provincia de Buenos Aires participaron con una nutrida columna, encabezada por el secretario general, Oscar de Isasi.

“El Colo” fue uno de los oradores del acto frente a Desarrollo Social, donde valoró positivamente el hecho político generado. “Es la segunda vez en esta etapa que siento que estamos recuperando la CTA con sus principios fundantes. La primera vez fue cuando hicimos el último Congreso de la Central y la elección del 8 de agosto. Y ahora viendo los miles de compañeros y compañeras de la economía informal, desocupados poniendo el cuerpo y construyendo la unidad de la clase trabajadora”.

“Es desde esta Central sindical y en la calle que definimos que trabajador y trabajadora son los que viven, quieren vivir y vivieron de su trabajo. Nosotros decimos que lo que sobra en la argentina es trabajo, pero falta empleo bien pago”

El secretario general afirmó con vehemencia que “Con ésta fuerza organizada vamos a arrancarle al Ministerio de Desarrollo Social todos los recursos que podamos, pero también vamos a exigir trabajos y salarios dignos. Reafirmamos la lucha por el trabajo pleno y bien pago”

“Ésta marcha es un paso mas en ese sentido y La organización nacional de la FENAC también lo es. Debemos asumir la unidad y la masividad para derrotar al ajuste y asumir el desafío de construcción una fuerza necesaria para llevar adelante para una propuesta de la clase trabajadora”

La marcha llamó la atención sobre la tremenda situación de la niñez en nuestro país, donde miles de niños nacen condenados a la pobreza, y destinados a la inmovilidad social, que de la mano de políticas no distributivas acrecienta la desigualdad al tiempo que empobrece cada vez más sus hogares. Miles de compañeros quedan cada vez más afuera de un sistema que los condena a vivir en la miseria, en el hambre, y en la situación de vulnerabilidad más extrema.

Compartir con: