diciembre 12, 2018

Restauraron en una cárcel de Olmos sillas de ruedas, camillas y una calesita para el Hospital San Lucas

La entrega fue el pasado viernes, al celebrarse el 44 aniversario del nosocomio. El trabajo especializado de los internos de la Unidad 1 beneficiará a 30 pacientes con discapacidades mentales, intelectuales o motrices. La emoción de los privados de libertad y de los médicos por la iniciativa solidaria

En el aniversario 44 del Instituto San Lucas, un hospital público que alberga a pacientes con discapacidades mentales, intelectuales o motrices en La Plata, se llevó a cabo la entrega de seis sillas de ruedas ortopédicas, una calesita adaptada y una camilla, elementos que solidariamente fueron restaurados por internos de una de las cárceles de Olmos.

Las autoridades de la Unidad 1, dependiente del Servicio Penitenciario Bonaerense, se acercaron al Hospital y ofrecieron el servicio de refaccionar los elementos que necesitasen para los 30 pacientes del Instituto.

Fue así que la directora ejecutiva del nosocomio, Mariel Morán, solicitó la restauración de las sillas de ruedas, una calesita y una camilla y en dos semanas los internos de los talleres de herrería, tapicería, pintura y carpintería completaron la tarea.

“Los privados de libertad participan de los cursos de Formación Profesional en el penal y los trabajos sirvieron para poner en práctica los conocimientos adquiridos”, explicó Hugo Piedrabuena, director de la Unidad 1.

Marcos, de 36 años y oriundo de Berazategui, es uno de los internos que participó de la iniciativa desde el taller de herrería, y se mostró muy contento por cómo quedó la calesita, la que permite que puedan subirse los chicos con las sillas de ruedas.

“Me siento orgulloso de poder servir a gente que lo necesita. Le pusimos lo mejor de nosotros. Sabemos que es para chicos y jóvenes con dificultades”, afirmó Marcos quien aprendió el oficio en contexto de encierro y ahora tiene proyectado instalar un taller en su casa para producir y vender parrillas, chulengos, rejas y canastos para residuos.

Al respecto, el ministro de Justicia de la provincia de Buenos Aires, Gustavo Ferrari, dijo que “las capacitaciones en oficios que se llevan adelante en las cárceles permiten no solo que las personas privadas de su libertad adquieran conocimientos para insertarse en el mercado laboral en su egreso, sino para que también realicen distintas acciones solidarias ayudando a instituciones y personas que lo necesitan, tal como nos pidió la gobernadora María Eugenia Vidal”.

Por su parte, Morán señaló que “hoy celebramos doblemente porque además de ser nuestro 44 cumpleaños, recibimos los elementos restaurados por el Servicio Penitenciario Bonaerense. La calesita fue un éxito y vino justo como regalo de cumpleaños porque los chicos ya la están disfrutando”.

Luego agregó que “aquí la mayoría de las personas con discapacidad son usuarios de sillas de ruedas con control toráxico y cefálico, así como con movilidad postural, por lo que contar con las reparaciones específicas es muy útil”.

Marcos explicó el proceso de recuperación: “Cuando las sillas llegaron fueron a herrería donde se las reparó, luego se las pintó y lustró, después pasó al sector de tapicería donde se preparó el asiento y por último vino a carpintería donde le hicimos los arreglos finales”.

En la ceremonia de entrega estuvieron el Director General de Asistencia y Tratamiento del SPB, José Castillos, el secretario de coordinación del Complejo Penitenciario de Olmos, Marcelo Dusantos y Piedrabuena, entre otras importantes autoridades.

En el Hospital San Lucas se encuentran internados niños y jóvenes por disposición judicial que sufren parálisis cerebral, retrasos madurativos, autismo y malformaciones congénitas, entre otras dificultades.

Compartir con: