diciembre 12, 2018

Cambios en los controles bromatológicos: Se reemplazará la actual verificación en puntos fijos por una modalidad aleatoria más eficiente

En el marco de las acciones tendientes a modernizar, agilizar y economizar los mecanismos del estado, la Secretaría de Simplificación Productiva del Ministerio de Producción y Trabajo de la Nación y la Municipalidad de La Plata anunciaron la modificación del trámite de control bromatológico de los alimentos que ingresan a la ciudad.

El control de abastos consiste en la verificación documental e inspección en un puesto fijo de los camiones que trasladan alimentos, donde la mercadería es sometida a los debidos controles bromatológicos y habilitada para “comercializarse, circular y expenderse en todo el territorio de la Nación, sin perjuicio de la verificación de sus condiciones higiénico-sanitarias, bromatológicas y de identificación comercial en la jurisdicción de destino”.

En ese sentido, el secretario nacional de Simplificación Productiva, Pedro Inchauspe, detalló: “Es uno de los trámites municipales más engorrosos y con mayor carga innecesaria para las empresas, por eso le propusimos al intendente Julio Garro hacerlo más eficiente”, y agregó: “Con voluntad política podemos eliminar los costos de la burocracia que frena el crecimiento y la generación de empleo genuino”.

De esta manera, y teniendo en cuenta que esta modalidad afectaba los costos y la logística de las empresas de productos alimenticios, a partir de ahora el antiguo sistema de puntos fijos es reemplazado por controles “en forma aleatoria, en cualquier punto del trayecto que las empresas que comercialicen productos alimenticios recorran para llegar a la boca de expendio dentro del ejido municipal”.

Sobre la iniciativa, el intendente de La Plata, Julio Garro, comentó: “La modificación pretende modernizar los procedimientos, transparentar y optimizar el sistema de control. Es una iniciativa para proteger la salud de los vecinos y controlar mejor lo que llega a las mesas de los platenses”.

“El mecanismo será más eficiente y servirá también para reducir los costos del ingreso alimentos a la ciudad, que, hasta ahora, debían acercarse al punto de abasto ubicado en el Mercado Regional”, remarcó Garro.

En ese sentido, la nueva modalidad, que no incluye a las frutas y verduras, les evitará a las compañías los costos de transporte ocasionados por el traslado hasta el mencionado punto fijo, unos $1077 mensuales por unidad vehicular, teniendo en cuenta el costo de hora-hombre en cuanto a tiempo destinado al trámite, seguros y amortizaciones, patentes y habilitaciones; y le permitirá al estado optimizar los controles ya que muchos camiones no cumplían con la visita reglamentaria.

De acuerdo al decreto, el servicio de inspección en la ciudad será efectuado por la Dirección de Bromatología dependiente de la Secretaria de Convivencia y Control Ciudadano de la comuna y “las empresas que comercialicen productos alimenticios deberán permitir el registro del vehículo y exhibir la documentación que les sea requerida por el inspector municipal”.

Compartir con: