enero 20, 2019

Del sueño de ayer a la realidad de hoy: el Predio Tita es de Racing

Tras el paso gigante que había dado el club en marzo de este año al conseguir la cesión definitiva de los terrenos, entre ayer y hoy se consiguió la escrituración definitiva de más de 12 hectáreas, junto a otra cesión por cien años de la porción pensada para construir “El Cilindrito”

La épica racinguista se comenzó a escribir hace casi 20 años por un grupo de socios e hinchas con un sueño en común: que Racing Club finalizará con un constante peregrinaje errante por distintos lugares a lo largo de los años y pudiera por fin cumplir con el anhelo de contar con un sitio propio. La meta era llegar a tener un predio que favoreciera el desarrollo formativo futbolístico de sus categorías juveniles e infantiles, al mismo tiempo que pudiera servir como un lugar de esparcimiento para su gente y que permitiera además el desarrollo de otras actividades deportivas y sociales.

La aventura que comenzó a gestarse en base a las ganas, la tenacidad y el trabajo sostenido. El poder cumplir esa meta pasó a ser para muchos lo más importante. El sudor blanco y celeste corrió como un río al igual que el esfuerzo incesante por transformar el deseo en una realidad. Y ese camino tuvo una génesis.  Fue así que el 8 de septiembre de 1999 será recordado por siempre como el día en que nació el Predio Tita Mattiussi. No había un mejor nombre con que el que se lo pudiera identificar. No había otro.

El paso del tiempo desde la colocación de la piedra fundacional le entregó a la institución distintas realidades. De la sequía de títulos al desahogo del 2001 y al festejo enaltecido en el 2014. Del gobierno elegido por su gente a los años grises de gerenciamiento antes de la reinstitucionalización definitiva del club. Pero más allá de los vaivenes en los diferentes frentes transitados por la Academia en los últimos años, el Predio siempre avanzó. Una pared más. Un alambrado nuevo. Un piso terminado. Un vestuario remodelado. Otra cancha por estrenar.  El Tita era de Racing, de su gente, para Racing y para su gente. Y esa premisa lo mantuvo siempre con la firmeza inalterable de aquello que es propio.

Pero más allá del crecimiento sostenido, aún faltaban algunos detalles no menores que terminaran de certificar de una vez y por todas que el Predio Tita era propiedad de la institución. El camino legal se fue allanando de manera exitosa con el correr del tiempo y tras algunos guiños favorables, en este 2018 se le otorgó el primer gran guiño favorable al club. A finales de marzo y luego de la firma del decreto 212, se obtuvo la cesión definitiva de los terrenos por parte del gobierno provincial. El sueño terminaba de transformarse en una hermosa realidad. Pero aún faltaba un paso más, que terminó de hacerse tangible entre las jornadas de ayer y de hoy.

Este martes en La Plata se reunieron representantes del gobierno de la provincia, junto a emisarios del municipio de Avellaneda y por supuesto a dirigentes de la Academia, con Víctor Blanco a la cabeza junto a integrantes de la Comisión Directiva y junto a Diego Milito, para terminar de darle forma a lo que faltaba: la escrituración de los terrenos del Predio Tita de manera oficial a nombre de Racing Club Asociación Civil. Sí. Finalmente y de manera perpetua: El Tita es nuestro.

Tanto los representantes de gobierno como los de la Academia coincidieron en afirmar que detrás de este acto formal, llamado regularización dominial, que le entregó la posesión legítima al club de 125639,73 metros cuadrados (lo que equivale a más de 12 hectáreas y media de terreno) hay también un importante aspecto de desarrollo urbanístico para la ciudad a partir del predio racinguista. Esto se deduce de un ambicioso plan a futuro que pretende transformar ese sector de la ciudad en un polo social y deportivo de gran magnitud.

Y para demostrar que los sueños sólo se transforman en realidades si el trabajo por materializarlos se lleva a cabo, este mediodía en Avellaneda hubo otro revés a favor de Racing, del Predio Tita y del futuro. La intendencia municipal le cedió a la institución la posesión por cien años de 7294,03 metros cuadrados (poco menos de una hectárea) adicionales a los que ya se habían escriturado ayer.  De esta forma se logró conformar una superficie total de ocupación del predio de 132933,76 metros cuadrados; lo que equivale a algo cercano a las 13 hectáreas y media. Algo soñado para todos.

Esta última sesión realizada hoy conjuntamente tras la gestión entre el municipio y el club está orientada a la construcción y desarrollo a futuro del llamado “Cilindrito”, un proyecto ideado a lo largo de los últimos dos años y como se conocerá a un microestadio dentro del predio que estará destinado al desarrollo y la práctica de deportes. El fin excede los límites racinguistas, ya que al aún virtual lugar se lo mira para la posteridad como un sitio estratégico para el desarrollo de la actividad deportiva y social en Avellaneda.

Racing Club Asociación Civil desea agradecer de manera sincera a todas los socios, hinchas, profesionales y entidades que desde el 99 y a lo largo de los años prestaron desinteresada colaboración con el único fin de cumplir con este gran anhelo colectivo, al igual que a los que trabajan en él con el único fin de para hacer cada día más grande a un complejo que es el orgullo de todos. La institución también quiere expresar su más sentido agradecimiento con el gobierno de la Provincia de Buenos Aires, encabezado por la gobernadora María Eugenia Vidal, al igual que con el municipio de Avellaneda, conducido por Jorge Ferraresi, ya que sin su inestimable colaboración y gestión no hubiera sido posible llegar a la tan ansiada escrituración.

Lo que hace dos décadas parecía imposible se transformó en una realidad. Sí. Creelo. Es verdad. El Predio Tita Mattiussi hoy más que nunca y para siempre es de la Academia.

 

www.racingclub.com.ar

Compartir con: