noviembre 17, 2017

Presiones a Vidal para accionar contra un gremio provincial.

“Fue un pedido, sino las obras se paralizaban”, expresaron fuentes del Gobierno Provincial, en relación al veto que resguardaba la representación gremial del SOSBA sobre los trabajadores sanitaristas del conurbano. La pregunta es quién está haciendo pedidos a la Gobernadora para perjudicar a los trabajadores bonaerenses y a la población.

El diario Clarín publicó hace horas un artículo en el que hace referencia a la gran cantidad de vetos que realizó la Gobernadora María Eugenia Vidal, antes de emprender sus vacaciones familiares a la localidad mexicana Playa del Carmen.

Jorge D’onofrio, jefe del bloque de senadores del Frente Renovador manifestó que “Vidal no vetó leyes donde la oposición quiso imponer su criterio, vetó acuerdos parlamentarios que incluían a Cambiemos”, haciendo referencia a que la mayoría de los vetos realizados por la Gobernadora correspondían a acuerdos parlamentarios donde se habían votado por unanimidad, inclusive el mismo bloque oficialista.

El diario de tirada nacional, enumera las decisiones de la Gobernadora durante los primeros días del año. “Vetó una ley que le otorgaba poder a una comisión parlamentaria para definir el destino de obras públicas, la expropiación del hospital de Lavallol, que promotores de salud sean incluidos en la ley marco de empleo público”.

“Una ley que ponía en stand by la ejecución de la llamada ´rifa maldita´ de Chascomús que el PRO consideró inconstitucional porque frena una acción judicial”. Y finaliza enumerando que también se actuó sobre “una ley que establecía que trabajadores de ABSA que pasen a AYSA seguirían en el gremio SOSBA. ´Fue un pedido, si no las obras se paralizaban´, se explicó”, haciendo referencia a las fuentes del Gobierno Provincial consultadas.

Las declaraciones hicieron fuerte ruido en sectores gremiales de la región como la CGT y FEGEPPBA que entienden ese “pedido” como una especie de amenaza por parte del sectores de poder político y sindical de nivel nacional, que amenazan con detener obras públicas vital para la población sino se atenta contra la representación sindical de 500 familias de trabajadores sanitaristas del conurbano bonaerense.

En la última sesión del año, se había aprobado por unanimidad en ambas Cámaras provinciales, la estabilidad laboral, el convenio colectivo de trabajo y la representación gremial del SOSBA de 500 trabajadores del conurbano bonaerense que eran traspasados de la empresa provincial ABSA a la nacional AYSA.

Pero inmediatamente, comenzaron los pedidos y gestiones de sectores gremiales de Capital Federal para vetar esta ley que defendía a los trabajadores. Ante ello, las principales centrales obreras de la región como la CGT Rucci y FEGEPPBA expresaron su apoyo a los trabajadores afiliados al SOSBA, en defensa de sus condiciones laborales y representación sindical.

Por ello, hoy sorprenden y preocupan las declaraciones del diario Clarín, donde cita a fuentes del Gobierno Provincial manifestando muy tranquilamente la presión a la Gobernadora Vidal. Y plantea la inquietud de quién o quiénes son los que amenazan con detener obras si no se cumplen sus pedidos.

Fuente: Mundo Gremial
A %d blogueros les gusta esto: