noviembre 24, 2017

Tras denuncia vecinal, clausuran y desalojan una fiesta ‘clandestina’

Personal de la Secretaría de Convivencia y Control Ciudadano y efectivos de la Policía Local dieron inmediata respuesta ante una denuncia vecinal y lograron clausurar y desalojar una fiesta ‘clandestina’ que se estaba desarrollando en un galpón en las afueras de La Plata.

Los agentes junto a efectivos de la Policía dieron respuesta y lograron clausurar una fiesta clandestina que se estaba desarrollando en un galón ubicado en calle 163 y 531 tras una denuncia vecinal realizada a las líneas telefónicas habilitadas para tal fin.
El secretario del área, Roberto Di Grazia, dijo que “al tomar intervención personal de Control Ciudadano junto a agentes de la Policía Local realizaron una inspección y se encontraron con que en un domicilio particular se llevaba adelante una fiesta, con cobro de entradas y venta de alcohol”.
“Debido a que el establecimiento no está habilitado en materia de seguridad y normativas para este tipo de eventos, se procedió a la desactivación de dicha fiesta con el desalojo de las personas que se encontraban en su interior”, explicó.
Así mismo se informó que el municipio a través de la Secretaría de Seguridad y Justicia iniciará las actuaciones legales correspondientes hacia el propietario del lugar y los organizadores del evento, poniendo a disposición de la Justicia las actuaciones labradas.
“Gracias a las denuncias recibidas y al trabajo de investigación y monitoreo que se realiza sobre este tipo de eventos ya logramos desactivar 28 fiestas clandestinas”, destacó Di Grazia, quien precisó que las líneas para hacer las denuncias son: (0221) 6372-179 y (0221) 6372-356.
Al respecto, el secretario de Seguridad y Justicia de la comuna, Darío Ganduglia, recordó que “las sanciones para quienes organizan estas fiestas ‘ilegales’ incluyen desde la clausura del lugar, hasta multas de 950 mil pesos y arresto de sus organizadores”.
Informó que “en el ámbito de la justicia de faltas puede entrar en consideración la peligrosidad del infractor y el riesgo común creado; mientras que en el ámbito penal podría aplicarse la figura de ‘desobediencia’, que tiene hasta un año de prisión, y resistencia a la autoridad agravada, hasta dos años, con sumatoria de penas”, concluyó.

A %d blogueros les gusta esto: