diciembre 14, 2018

En su nueva sede de Berisso, la Escuela de Oficios crece y se consolida como una fábrica de oportunidades

Estas acciones se llevan a delante con un convenio entre la Fundación Florencio Pérez, la Federación de Instituciones Deportivas y Culturales de La Plata, el Centro de Formación 402 de La Plata, Centro Educación de Adultos n° 710 y CENS n° 453.

Más de 700 alumnos se capacitan en este espacio de educación formal alternativa de la UNLP. Un modelo de Universidad inclusiva y solidaria que ofrece herramientas para el desarrollo. El presidente Fernando Tauber recorrió los talleres.

A menos de un mes de su inauguración formal, más de 700 alumnos ya se capacitan en la nueva sede central de la Escuela Universitaria de Oficios de la UNLP, que funciona en el Centro Regional de Extensión ubicado en la localidad de Berisso. Además, se puso en marcha el denominado Centro de Servicios, donde los graduados realizan prácticas supervisadas y fabrican desde muebles hasta rejas para distintas dependencias de la casa de estudios.  De este modo, se consolida el proyecto de educación formal alternativa más ambicioso del sistema universitario nacional.

El presidente de la Universidad Nacional de La Plata, Fernando Tauber, recorrió las instalaciones del complejo edilicio de 2 mil metros cuadrados cubiertos que terminó de construirse a fines de febrero de este año. Emplazado en el denominado “Campo 6 de Agosto” -sobre avenida 60 a la altura de 127- en un predio de 40 hectáreas; el espacio está destinado a la realización de actividades que buscan vincular a la universidad con la comunidad, especialmente con los sectores más vulnerables.

Tauber, destacó el crecimiento de la Escuela y aseguró que “el gran desafío de la UNLP es multiplicar el número de alumnos de oficios en los próximos años. Queremos enfocar la tarea de extensión universitaria en enseñar -que es lo que sabemos hacer- en transmitir conocimiento. Pero no sólo el conocimiento académico que se imparte en las facultades, sino también el saber práctico, ese que hay que brindar a aquellos no tienen en sus mentes la palabra universidad”.

Actualmente, en la sede de Berisso se están capacitando 15 comisiones de mecánica, cuidado de adultos mayores, cocinero de restaurant, seguridad e higiene, armado de muebles, soldador básico, electricista instalador, forestación, y terminalidad educativa de primaria y secundaria. Además, se integran a la propuesta titulares del Programa Hacemos Futuro del ministerio de Desarrollo Social de la Nación. A su vez, la escuela tiene en marcha otras 16 ofertas formativas en oficios que se dictan en distintos Centros Comunitarios de Extensión de la UNLP y en dependencias de las facultades de Ingeniería e Informática.

“En el mes de diciembre, cuando finalicen los cursos, más de 700 hombres y mujeres, jóvenes y adultos van a estar recibiendo su diploma con el sello de la UNLP, y eso nos llena de orgullo”, explicó Tauber. Y agregó: “éste es el modelo de Universidad que queremos y defendemos; el de una Universidad presente, inclusiva y solidaria, que se transforme en una verdadera fábrica de oportunidades para aquellos que no buscan un título universitario, pero sí una herramienta para progresar y mejorar su calidad de vida”.

La recorrida del presidente de la UNLP incluyó una visita a los talleres del denominado Centro de Servicios. Se trata de una experiencia inédita que permite a los egresados de la Escuela, como parte de su proceso de capacitación e inserción en el medio productivo, fabricar muebles y productos de herrería para cubrir los requerimientos de distintas dependencias de la Universidad.

En esta primera etapa se están fabricando módulos exhibidores para la Editorial Universitaria EDULP, placares y escritorios para las nuevas habitaciones del Albergue Universitario, y muebles para las Facultades de Trabajo Social, y Ciencias Naturales y Museo. Además, se están construyendo rejas para uno de los laboratorios de la facultad de Ciencias Agrarias.

La prosecretaria de Políticas Sociales, María Bonicatto, remarcó: “trabajamos con aquellos que requieren de un tipo de formación que les permita aprender un oficio, somos una universidad que se repiensa, vamos a buscar a los que no vienen, no esperamos a que lleguen”.

La Escuela de Oficios de la UNLP dicta, entre otros, cursos de soldador por arco revestido, cuidador de adultos mayores, atención y cuidado de personas, auxiliar en mantenimiento de edificios, cerrajería, mantenimiento de parques y jardines, peluquería, albañil, gasista de tercera, operario de construcción en seco, auxiliar en instalaciones sanitarias domiciliarias, auxiliar en instalaciones domiciliarias de gas, electricista montador e instalador, auxiliar electricista industrial, auxiliar de máquina recta y overlock, operador en armado y reparación de harward, operador de PC, operario carpintero, mecánica del automotor, repostería artesanal, pastelería artesanal, cocinero para restaurante, maestro pizzero y rotisero, serigrafía, herrador de caballos, peón y peón vareador.

La UNLP, propone a través de la Escuela Universitaria de Oficios, aportar un espacio educativo alternativo para la inclusión laboral, mediante la capacitación en oficios artesanales e industriales destinados a personas de todas las edades y atendiendo a las situaciones particulares de escolarización y trabajo previos. Las acciones son coordinadas con los distintos actores e instituciones de la comunidad en el marco de diagnósticos sobre los sectores de actividad más dinámicos de la región.

Estas acciones se llevan a delante con un convenio entre la Fundación Florencio Pérez, la Federación de Instituciones Deportivas y Culturales de La Plata, el Centro de Formación 402 de La Plata, Centro Educación de Adultos n° 710 y CENS n° 453.

Compartir con: