agosto 19, 2019
teletipo

EL MAX NORDAU CONMEMORÓ EL LEVANTAMIENTO DEL GUETO DE VARSOVIA

El jueves 23 de mayo se realizó una nueva edición del Acto del Levantamiento del gueto de Varsovia en el Centro Literario Israelita y Biblioteca Max Nordau de La Plata (CLIBMN).

Este evento conmemorativo se realiza desde hace años y en esta oportunidad fue organizado tanto por la Juventud del Max Nordau como por integrantes de la Comisión Directiva.

En el acto disertaron Elías Resches, activista histórico de la institución y Mariano Dubin, docente del taller literario “Relatos de vida: los gauchos judíos”, que se dicta en el Max.  A su vez, el Himnos de los partisanos, fue entonado por el histórico Coro Climn, el Coro Neshamá y el Coro Folke.

El gueto de Varsovia fue creado en octubre de 1940 y entre sus murallas quedaron confinadas alrededor de 400 mil personas de origen judío destinadas al hacinamiento, el hambre, la humillación y la muerte. Este hecho tiene importancia y desde hace décadas que se reivindica en los diferentes espacios de la institución.

Este año, además del clásico acto conmemorativo, se visibilizó el compromiso de generar conciencia desde los distintos espacios educativos: en el Auditorio del Max se expuso una muestra de Kinder, (propuesta de educación no formal para niños de 3 a 15 años) en donde se vió la reflexión y el trabajo hecho con los más pequeños.

Elias Resches, rescató el compromiso del CLIBMN con la historia, los valores judíos y el rol de los jóvenes como protagonistas en la organización del acto. Además, resaltó el rol de las mujeres judías combatientes: “Actuaban como mensajeras permitiendo la circulación de documentos falsos, armas, dinero y mensajes entre las direcciones de los distintos guetos”. Entre ellas recordó a Jaika Grosman, heroína que realizaba enlaces entre los guetos de Vilna, Bialystok y Varsovia, quien visitó la institución años atrás.

“Sin el heroísmo de estas mujeres que tenían entre 20 y 25 años, hubiera sido imposible la resistencia en los distintos frentes de combate. Consiguieron, compraron armas, pasaron mensajes. Son mujeres que se arriesgaron, en muchas casos a entrar a los guetos desde afuera para contribuir en la lucha y la resistencia, sabiendo que podían encontrar su muerte allí”, agregó Resches.

A su vez, dijo que antes de la Segunda Guerra Mundial, en Europa Oriental vivían 11 millones de judíos, de los cuales seis millones fueron “exterminados, gaseados, fusilados” en la Shoá. Elías destacó que, “actualmente esa pérdida demográfica no se ha podido recuperar”.

Por su parte, Mariano Dubin habló sobre la importancia de no olvidar, de rescatar las tradiciones del pueblo judío y el pasado: “Cuando no hay memoria el genocidio sigue triunfando. Genocidio como práctica militar, económica y política. Como fase superior a un sistema económico que no es solo la muerte, sino que es la mutilación del cuerpo, la negación de la sepultura. La desaparición de un cuerpo como desaparición de una cultura, la lengua, la literatura, modos de amar, de luchar, de vivir”.

Finalmente, reflexionó que el Levantamiento sintetiza el legado emancipador: “Nos dice de los mecanismos de solidaridad, resistencia, la lucha y la inteligencia por enfrentar a un enemigo más poderoso”.

Cabe recordar que el Levantamiento fue un hecho de heroísmo sin igual y de total orgullo para el pueblo judío, al igual que un ejemplo de lucha y resistencia para toda la humanidad. En 1943 comenzó una segunda deportación masiva a los campos de concentración y con ello la mayor rebelión civil contra la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial. Grupos de jóvenes judíos se sublevaron y con escasos armamentos y explosivos caseros resistieron heroicamente durante casi un mes la avanzada nazi, desde sótanos, terrazas y paredes en ruinas.

A %d blogueros les gusta esto: