febrero 20, 2020
teletipo

Apareció el campeón

Racing regresó al triunfo cuando más lo necesitaba. Fue por 3 a 1 ante Godoy Cruz en el Cilindro. Darío Cvitanich, Lisandro López y Diego González convirtieron los goles. La Academia empezó a escalar así en la tabla.

Fue una mezcla de obligaciones, de orgullo herido y de vocación por no darse por vencido. Fue la necesidad de sonreír, de reconciliarse con la gente, de reencontrarse consigo mismo. Fue el campeón, otra vez, en el Cilindro. Fue un 3 a 1 contundente frente a un Godoy Cruz que nunca llegó a hacerle sombra. En síntesis, la primera victoria del campeonato. Dicho de otra manera, el renacer de Racing, que ahora intentará retomar la senda del protagonismo para pelear bien arriba en un torneo que recién está comenzando.

Pelota y campo para el conjunto de Eduardo Coudet, que asumió la responsabilidad desde el inicio sin titubeos. Quizás sin la imaginación como para poner a sus delanteros cara a cara con el arquero, quizás abusando de los avances por el lateral derecho, pero con la decisión de quien sabe que debe levantarse del suelo. El gol llegó a los 32, después de una salida desde el fondo enhebrada a puro pase que terminó en un derechazo furibundo de Darío Cvitanich. Sin embargo, la ventaja duró poco y, cinco minutos más tarde, sin que Godoy Cruz hubiera acumulado méritos, Santiago García igualó de cabeza.

La Academia transformó el golpe en envión anímico y convirtió el segundo antes de que la urgencia se impusiera. Lisandro López, de penal, trajo la calma que tanta falta hacía y, justo antes del descanso, Diego González se anticipó de cabeza para que las dudas se evaporaran. En el complemento, los locales depositaron el destino del partido en la cabeza de Marcelo Díaz, que manejó los hilos a su antojo a partir del tejido de una telaraña de toques. En ese contexto favorable, la frescura de David Barbona aportó el cambio de marcha que se demandaba para el tramo final de la cancha. La noche no ofrecía sobresaltos.

Los ingresos de Jonatan Cristaldo -expulsado en el final-, de Nery Domínguez y de Matías Rojas renovaron el tablero sin que la lógica se alterara. Justo por donde se lo analizara, el triunfo resultó la bocanada de aire fresco que Racing estaba aguardando para mirar el horizonte con ojos renovados.

 

www.racingclub.com.ar