diciembre 8, 2019
teletipo

Economías complementarias : El desafío Latinoamericano

opinion

Por Sebastian Spinosi *

Hace pocos días, antes del golpe de Estado en Bolivia, el presidente electo de Argentina Alberto Fernández viajo rumbo a México para reunirse con el Presidente Mejicano Andrés Manuel López Obrador, donde el encuentro entre ambos presidentes, y sobre todo la buena sintonía política, es para nuestro país una buena noticia en materia de política internacional y comercial.

La profundización de estas relaciones con el país del Norte será de vital importancia para el proyecto político de Alberto Fernández, tanto en la Argentina como en material regional dado los últimos acontecimientos de público conocimiento.

México es la segunda economía de Latinoamérica y Argentina es la tercera. La relación comercial entre ambos países está marcada por los Acuerdos de Complementación Económica (AEC) nª 6 (Argentina-México); nª 55 y nª54(MERCOSUR-México) que se dan en el marco de la ALADI( Asociación Latinoamericana de Integración)

En base al ACE 54, México es el único país con el que los socios del MERCOSUR pueden establecer acuerdos de liberalización comercial individualmente. El ACE 6 está enfocado en las manufacturas industriales y representa el 43% del comercio bilateral. Si se suma el ACE 55, que regula el intercambio de productos de la industria automotriz, la cobertura total de los ítems negociados entre ambos acuerdos alcanza el 88% del comercio.

Algunos de los temas tratados en la reunión entre ambos Presidentes fueron estos AEC, su implicancia en la Balanza comercial, el incremento del comercio entre ambos -ya que solo representa el 1% del total comercializado- y la difícil situación política que atraviesa nuestra América Latina.

Este escaso porcentaje es lo que coloca a México como un mercado con gran potencial para la Argentina y sus necesidades en el corto, mediano y largo plazo. La escasa comercialización se da por el ingreso del México al TLCAN (Tratado de Libre Comercio de América del Norte) en el año 1994, que inclino sus relaciones comerciales hacia los Estados Unidos dejando poco espacio para la Argentina y la Región.

El comercio entre Argentina y México se incrementó en un 300% durante el período 2002/2015, pero aun así queda mucho camino por recorrer en materia comercial.

Ambas economías son complementarias, lo que permitiría exportar manufacturas con alto valor agregado para de esta manera conseguir los dólares necesarios para la demanda de insumos importados, necesarios para la producción de otros bienes exportables y así obtener recursos para el pago de la inmensa deuda externa

En los últimos 10 años, la balanza comercial con México ha sido deficitaria para nuestro país, y esto es algo a corregir por su implicancia en la producción de trabajo

Las exportaciones Mexicanas se concentran principalmente en: ensambles de pantalla plana, dispositivos para cinturones de seguridad, aleaciones de aluminio, láminas zincadas, cerveza de malta, cajas de velocidades, circuitos modulares, unidades de memoria, receptores de radio AM y FM, cepillos de dientes, entre otros. Por su parte las exportaciones Argentina hacia México, se concentran en: aceites en bruto, desodorantes corporales y anti-transpirantes, cueros y pieles, preparaciones a base de productos lácteos, vinos, cítricos, fruta congelada, preparaciones químicas, herbicidas, medicamentos a base de vitaminas, pistones válvulas, entre otros.

Como se puede apreciar, los bienes exportados desde México tienen mayor nivel de valor agregado y las de Argentina se centran en bienes con menos valor. Esta relación de términos de intercambio es lo que produce el déficit comercial con México, y tiene que modificarse para que la Argentina mejore sustancialmente su balanza comercial.

En un entorno internacional complejo, las relaciones políticas y comerciales, son fundamentales para el desarrollo de nuestra Región. El incremento del intercambio comercial, no solo con México, sino con toda América Latina, es el camino para poder atravesar los vaivenes de la globalización e influencias políticas que provienen exterior.

Hay que profundizar la integración de nuestra AL, y aunque pueda parecer extraño, es el momento para potenciarlas, ya que el modelo económico Neoliberal está en crisis. La sociedad latinoamericana está reclamando cambios profundos y la integración es el camino para poder materializarlos.


* Lic. en Comercio Exterior

A %d blogueros les gusta esto: