enero 19, 2020
teletipo

Le queda la final

Racing no mostró su mejor versión ante Lanús, perdió por 1 a 0 como visitante y dejó escapar una buena chance de mantenerse a tiro de la punta. La Academia cerrará el año apuntándole al Trofeo de Campeones.

La cabeza ya mira a Mar del Plata porque, a diferencia de la Superliga, que es larga y admite algunos traspiés como el del sábado a la noche, el Trofeo de Campeones se definirá tan solo en 90 minutos. Racing, que quiere cerrar el año con un título más, no pudo terminar la primera parte de la Superliga con una sonrisa porque perdió con Lanús por 1 a 0 en un encuentro que le fue adverso en todo momento. El equipo que dirige Eduardo Coudet, con bajas importantes en su formación titular, estuvo lejos del nivel que lo llevó a ser protagonista en todos los frentes y padeció una derrota que lo aleja de la cima del torneo.

Sin Lisandro López, a quien preservaron para el duelo con Tigre de la semana próxima, al último campeón le costó hallar la brújula para imponer condiciones ante un adversario dinámico que presionó en todos los rincones del terreno. Si bien es cierto que las situaciones de peligro brillaron por su ausencia, el conjunto local hizo más y estuvo más cerca de Gabriel Arias. Racing propuso lo mismo de siempre desde lo táctico pero se topó con obstáculos que le impidieron mover la pelota con comodidad. Probablemente, la mejor acción fue la que terminó con un remate suave de Matías Rojas de zurda que Agustín Rossi controló sin mayores problemas.

La escena se repitió en el complemento. Coudet intentó trastocar el panorama con los cambios. Walter Montoya reemplazó a Matías Zaracho; Jonatan Cristaldo, a Nicolás Reniero; y Luca Andrada, a David Barbona. Sin embargo, las variantes no se tradujeron en una mejoría general y Lanús continuó avanzando, sobre todo por el sector derecho. El gol que destrabó el cero llegó justamente por esa zona. Iban 32 minutos cuando Leonel Di Plácido recibió un pase profundo de Marcelino Moreno y remató con potencia. La pelota se desvió en Eugenio Mena y se metió sin que el arquero alcanzara a reaccionar.

A Racing no le bastó el tiempo para torcer el destino. Sí tiene margen todavía para que el 2019 acabe con una alegría enorme para su gente.

 

www.racingclub.com.ar