El uso político del fútbol, un clásico de los dictadores

Por Pablo Giuliano, corresponsal en Brasil

El protagonismo del gobierno de Jair Bolsonaro en la suspensión del partido por cuestiones sanitarias porque los argentinos provenientes de Londres mintieron en su declaración jurada al llegar a San Pablo le agrega un condimento al acto de la ultraderecha para derrocar a jueces de la Corte Suprema que prepara para el martes el propio jefe del Estado.

El show montado por Anvisa en medio del partido, en cadena nacional prácticamente, coloca al gobierno de Bolsonaro como guardián de la ley y del orden, y nada menos que ante Argentina, el rival clásico que en julio le ganó la Copa América.

El martes, Bolsonaro y sus empresarios aliados esperan organizar manifestaciones masivas para pedir el cese de la corte, una inédita medida golpista que el mandatario llama «ruptura».

Es en este clima que Brasil llegó al partido con Argentina por las Eliminatorias Sudamericanas para el Mundial Qatar 2022.

El jefe de Anvisa puesto por Bolsonaro, el contraalmirante Antonio Barra Torres, es uno de los responsables por la reacción oficial ante la pandemia pero incluso el presidente Bolsonaro no cumple los protocolos, aglomerando a propósito y rechazando el uso de máscara.

«Yo tengo puesta la mejor vacuna, que fue haber tenido el virus, no voy a vacunarme hasta que lo haga el último brasileño», suele repetir Bolsonaro, en el piso de su aprobación en las encuestas y que se perfila como derrotado ante Luiz Inácio Lula da Silva en 2022.

En Itú, ciudad vecina a San Pablo, hay una convención mundial de tiradores amateurs reunidos para participar el martes 7 de las manifestaciones masivas, que serán realizadas sin protocolos sanitarios.

En Pernambuco, Bolsonaro participó este domingo de caravanas de motociclistas sin máscara y con aglomeración ante lo cual Anvisa no ha reparado.

Anvisa obliga a cuarentena a pasajeros que estuvieron en los últimos 14 días en Reino Unido, India o Sudáfrica.

La falta a la normativa hecha por la AFA y la selección fue el ingreso de los ‘ingleses’ de la selección Emiliano Martínez, Emiliano Buendía, Giovani Lo Celso y Cristian Romero.

La selección llegó el viernes por la mañana desde Caracas y Anvisa, luego de hacer una serie de amenazas, apenas actúa a los 7 minutos del partido cuando el rating de TV Globo estaba disparado para ver Messi y Neymar otra vez frente a frente.

Con la Policía Federal, que depende del Ministerio de Justicia, y la Anvisa, órgano del Poder Ejecutivo encargado de autorizar las vacunas contra el coronavirus, el Gobierno brasileño quiso mostrar que puede hasta frenar un partido de fútbol de la selección en pleno país del fútbol.

El escándalo, para los brasileños, sirve como parte del clima que se sentirá el 7 de septiembre, Día de la Independencia, en el cual Bolsonaro con su participación en actos en San Pablo y Brasilia buscará legitimidad para enfrentarse a la corte.

El Supremo Tribunal Federal lo investiga por atentar contra la democracia por denunciar falsamente un fraude electoral siendo preparado por la justicia electoral en su contra.

El presidente de la CBF aseguró que los jugadores iban a ser deportados después del partido

El presidente interino de la Confederación Brasileña de Fútbol, Ednaldo Rodrigues, aseguró este domingo que los cuatro jugadores argentinos estaban autorizados a jugar el partido por las Eliminatorias Sudamericanas y que después iban a ser deportados del país.

El titular de la CBF criticó el accionar de la Anvisa que interrumpió el superclásico a los pocos minutos y calificó como «lamentable» lo que sucedió en el estadio Arena Corinthians.

«Todos se asustaron. Fue un episodio lamentable. El Brasil-Argentina despierta interés en todo el mundo. Según sabemos, la Anvisa hace tres días está acompañando a la selección de Argentina», comenzó Rodrigues en su relato a la transmisión oficial.

«Nos extrañó que lo esperaron a hacerlo después que comenzó el partido. Antes del inicio, el delegado del partido nos dijo que podían jugar, y después iban a ser deportados. Pero después, por un motivo que la CBF no sabe, cambiaron», agregó el presidente interino de la CBF sobre el accionar de la Anvisa.

«Nosotros respetamos siempre los protocolos. En ningún momento quisimos hacer cualquier tipo de subterfugio para no cumplir la legislación», completó Rodrigues.

La propia CBF luego publicó un comunicado en sus redes sociales en el que ratifica la «sorpresa» que les generó el accionar de la autoridad sanitaria de Brasil.

A continuación el texto completo de la CBF:

«La Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) lamenta profundamente los hechos ocurridos que provocaron la suspensión del partido entre Brasil y Argentina por las Eliminatorias Sudamericanas para el Mundial de Qatar 2022.

La CBF defiende la implementación de los más rigurosos protocolos sanitarios y los cumple en su integridad.

Por lo tanto, resaltamos que nos quedamos absolutamente sorprendidos en el momento con el accionar de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria, con el partido iniciado, teniendo en cuenta que pudo haber actuado mucho antes en varios momentos y en días anteriores al partido.

La CBF destaca que en ningún momento, por medios del presidente interino, Ednaldo Rodrigues, o de sus dirigentes, interfirió en ningún punto relativo al protocolo sanitario establecido por las autoridades brasileños para la entrada de personas al país. El papel de la CBF fue siempre para intentar promover un acuerdo entre las entidades envueltas para los protocolos sanitarios pueden ser cumplidos y el que partido pueda realizarse.

La CBF reitera su decepción con los acontecimientos y aguarda la decisión de la Conmebol y de la FIFA en relación al partido».

«Argentina debería ser severamente castigada», afirmó el hijo de Bolsonaro

El senador Flavio Bolsonaro, hijo del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, afirmó este domingo que «Argentina debería ser severamente castigada» por permitir que jugaran el partido de las Eliminatorias Sudamericanas cuatro futbolistas que incumplieron la normativa federal de inmigración.

«La Policía Federal tiene que investigar quien no tomó medidas antes del partido y Argentina debería ser severamente castigada», escribió el funcionario brasileño en Twitter después de la suspensión del juego en San Pablo.

La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) ordenó hoy que los jugadores Emiliano Martínez, Cristian Romero, Giovani Lo Celso y Emiliano Buendía, residentes en el Reino Unido, quedaran en cuarentena y pidió que abandonaran el país por violar los protocolos anticovid.

«Los argentinos jugaron malas pasadas. Sabían que estaban infringiendo la ley brasileña, impidieron que Anvisa se fijara en ellos y, a la fuerza, subieron a 4 (jugadores) de Inglaterra», justificó Flavio Bolsonaro en su cuenta que siguen 1,6 millones de usuarios.

Enviar mensaje
INFOLAPLATA