Es hora de dejar de poner «parches» a la Educación

✍🏽 Por Lic. Marcela Abete💻

El martes, el gobierno nacional anunció una hora de extensión de la jornada para todas las primarias públicas del país a partir de mayo.

La propuesta anunciada por el ministro de Educación, Jaime Perczyk, alcanzaría a las 10 mil primarias públicas que hoy no tienen jornada completa ni extendida, el 86% de la matrícula estatal.

La Ley de Educación Nacional 26206/06, tiene previsto, entre sus objetivos avanzar en la extensión de la jornada, hasta el momento solo el 14% de los chicos ha podido sumar horas de clase. Y el principal obstáculo siempre ha sido los espacios, argumentan. La infraestructura escolar no es suficiente para albergar a los dos turnos y, además de una inversión importante, demandaría mucho tiempo construir las aulas suficientes.

La Pandemia ,sabemos, no se aprovechó para poder avanzar en cuestiones de este tipo.

Para su implementación, el ministro de Educación habría expuesto tres alternativas que cada jurisdicción debería definir:

-Sumar una hora extra por día y adelantar el ingreso de los chicos a la escuela. Es decir, que el turno mañana pase de 7:00 a 12:00 o de 7.30 a 12.30 y el turno tarde lo haga de 13:00 a 18:00 o de 13:15 a 18:15 horas.

-Sumar una hora extra por día y retrasar la salida de los chicos. En esta opción, los turnos se superpondrían.

-Mantener las cuatro horas de clase por día en la semana y sumar una jornada los sábados.

En la provincia de Buenos Aires, Alberto Sileoni, Director General de Cultura y Educación, calificó como positiva la iniciativa, aunque manifestó algunas inquietudes. “Todo lo que sea incorporar más horas es bienvenido. Luego hay que ver una cantidad de elementos que tienen que ver con la implementación, el horario, el espacio escolar, el financiamiento. Tampoco es necesario que inicien todas las escuelas juntas con esta modificación, puede hacerse por zonas”.

Pasadas las primeras horas del anuncio, hubo voces que se manifestaron en contra.

En la reunión del Consejo Federal de Educación celebrada en Tierra del Fuego, se decidió abrir una mesa de trabajo conjunta con los diferentes sectores, inclusive los gremios docentes.

Aquí caben muchos interrogantes, la mejora de la Educación, sería posible solo con el aumento de la carga horaria? O debería pensarse en un conjunto de medidas que acompañen esta propuesta?

Desde otras columnas he manifestado mi opinión sobre la urgente y necesaria actualización de los Diseños curriculares de la Formación Docente, en los cuáles incluir la enseñanza de habilidades que se requieren para insertarse en el mundo de hoy.

Y el cambio no sólo debe pensarse con la inclusión de las Tecnologías de la información y la comunicación (TICs) para acortar brechas.

El tema de la calidad educativa, es una problemática que debe ser abordada de una manera integral, porque es multicausal…y no bastará con elevar el número de horas que los que alumnos y alumnos estén en la escuela. Por eso el tema a resolver sería también para qué?

Según el  Observatorio de Argentinos por la Educación solo el 16% de los estudiantes del secundario termina en tiempo y forma y con saberes sólidos, y lo afirmó luego de relevar la trayectoria de los alumnos que comenzaron primer grado en 2009 , contrastandolo con la cantidad que efectivamente llegó al último año del secundario en 2020.

En la Argentina –en el lapso medido– solo el 53% alcanzó el último año de su educación a término, es decir 12 años después. El resto se dividió en partes iguales entre los que la terminaron con sobreedad (demora por haber repetido uno o más años) y los que directamente abandonaron.

Los altos niveles de sobreedad en los primeros años de secundaria sugieren que muchos estudiantes terminan abandonando después de haber repetido al menos una vez. El 25% de los estudiantes del último año de secundaria tienen sobreedad”, describió el informe.

Mucho para revertir, por lo que afirmo lo antes dicho acerca de la necesidad de pensar políticas educativas que impacten en la mejora de la calidad de manera integral, sostenidas en el tiempo, más allá de los gobiernos de turno…si seguimos haciendo lo mismo, seguiremos obteniendo los mismos resultados. Es hora de dejar de poner «parches» a la Educación.


Marcela Claudia ABETE es de Necochea, provincia de Buenos Aires, Argentina. Licenciada en Educación. Diplomada Superior en Enseñanza en Entornos Virtuales . Diplomada en Políticas Públicas con enfoque de Derechos. Actualmente cursando la Maestría en Gestión y Gobierno de la Educación. Académica IIBEC Paulo Freire de México. Asesora educativa. Capacitadora. Ex Inspectora  de Enseñanza en la Dirección de Educación de Adultos y Formación Profesional de la Provincia de Buenos Aires. Maestra Normal Superior. Profesora Especializada en Educación de Jóvenes y Adultos con Pos titulo de actualización académica para docentes de Educación de Jóvenes, Adultos y Adultos Mayores. Bibliotecaria Escolar. Archivista. Coordinadora Académica y profesora en Nivel Superior

INFOLAPLATA