Pierluigi Schettino : “Estoy muy agradecido al intendente Julio Alak por haber tomado esta decisión”

Así se refería el cónsul General de Italia Pierluigi Schettino, en referencia a las obras de puesta en Valor de la Plaza Italia de la Ciudad de La Plata. Fue durante un acto en el Palacio Municipal, donde el jefe comunal aseguró que la obra “forma parte de un plan general para poner en valor el espacio público”.

El mandatario platense presentó oficialmente el proyecto de remodelación integral de Plaza Italia durante un masivo acto que se desarrolló en el Palacio Municipal junto a miembros del gabinete y representantes de distintas instituciones.

Las obras contemplan la reubicación del monumento en el centro geográfico de la plaza, la generación de un paseo peatonal, la renovación del solado, el asfaltado del perímetro, el acondicionamiento de los juegos infantiles, la colocación de iluminación y mobiliario urbano y forestación. 

“Es un honor compartir el comienzo de la materialización de este sueño colectivo de nuestra ciudad, y en especial de esta hermosa comunidad italiana; el sueño de devolverle la centralidad al profundo mensaje representado en el águila de bronce con las dos banderas entrelazadas simbolizando la hermandad de los pueblos y rindiendo tributo a tanta historia compartida”, sostuvo Alak

“Argentina es uno de los países donde habita la mayor cantidad de italianos y descendientes italianos en el mundo. Nuestra ciudad es distinguida por la presencia de trabajadores, profesionales, médicos y pensadores de origen italiano. La mitad de la población cuando se fundó la ciudad eran italianos y esto marcó el perfil de la ciudad”

Julio Alak – Intendente de la Ciudad de La Plata

Por su parte, Schettino aseguró: “Recibí esta decisión con gran entusiasmo y expresé mi apoyo desde el primer momento. Toda la comunidad italiana y los platenses merecen que esta plaza esté en condición óptima y sea uno de los símbolos de esta ciudad. Estoy muy agradecido al intendente Julio Alak por haber tomado esta decisión y por haber solucionado problemas que no eran fáciles de solucionar en muy poco tiempo”.

Realizadas con fondos municipales, las obras contemplan la reubicación del monumento en el centro geográfico de la plaza, recuperando su posición original, la renovación del solado con baldosas graníticas, el asfaltado del perímetro, el acondicionamiento de los juegos y la instalación de iluminación y mobiliario urbano. 

Por otro lado, la organización APRILP cedió la playa de estacionamiento instalada dentro del espacio verde de avenida 7 y 44 a cambio del desarrollo de un programa de fortalecimiento institucional, lo que permitirá generar un paseo peatonal con áreas de estar y esparcimiento en dicha área.

Para preservar y fortalecer el patrimonio forestal, a su vez, se introducirán especies nativas, se plantarán 110 nuevos árboles y ejemplares faltantes en la vereda y se incorporarán 855 metros cuadrados de espacio verde. 

RECONVERSIÓN DE LA VENTA EN LA VÍA PÚBLICA

En el marco de la obra de reconstrucción impulsada por la gestión de Julio Alak, los vendedores ambulantes que tenían puestos en Plaza Italia adhirieron al plan de relocalización del Municipio para ejercer la actividad de acuerdo a las normas vigentes y debutaron en el Paseo de Compras Meridiano V el fin de semana pasado, con ventas que superaron los $8 millones diarios.

“Este proyecto forma parte de un plan general para poner en valor el espacio público del casco urbano, que está muy deteriorado, y también recuperar el espacio público en las veredas, hoy ocupadas en forma ilegal por vendedores a los cuales ya se les ha hecho una propuesta”, dijo Alak.

UNA PLAZA CON HISTORIA

Bautizada previamente como Plaza Ministerio de Hacienda, Plaza Italia adoptó su nombre actual en 1895 en homenaje a Italia, durante el Día de la Unificación de dicha nación.

Su principal estructura es el “Monumento Alla Fratellanza”, el cual fue inaugurado en 1900 por el arquitecto A. Vacellio. Existen además otras esculturas secundarias, como la denominada “El trabajo” y una fuente al inmigrante italiano, realizada por Eduardo Rodríguez del Pino.

En 1952, se trasladó el Monumento Alla Fratellanza desde el centro de la plaza hacia el lugar que ocupa hoy para prolongar la avenida 7. Aunque en 1965 se volvió a interrumpir el paso del tránsito, la escultura nunca volvió a su lugar original.