¿Por qué los estudiantes se inclinan por las carreras tradicionales?

✍🏽 Por Lic. Marcela Abete 💻

El Ciclo Básico Común (CBC) de la Universidad Nacional de Buenos Aires (UBA) recibió a 63.044 ingresantes en el primer cuatrimestre de 2022, y las tres carreras más elegidas fueron las mismas que en los últimos cinco años: Medicina, Psicología y Abogacía.

La UNLP advierte sobre un crecimiento sostenido del número de ingresantes en cada una de las 17 Facultades, teniendo la opción de optar entre 115 carreras.

En este 2022 se anotaron un total de 33144 aspirantes en estudios de grado, cifra informada hasta diciembre de 2021.

Entre las más concurridas se encuentran Ciencias Médicas (sólo Medicina concentra 4872 estudiantes; si se le suman las de otras carreras -Obstetricia, Nutrición y Técnicas en Prácticas Cardiológicas, que en total tienen 3343 anotados, el número asciende a 8215 estudiantes;le siguen Psicología (Facultad que tiene sólo esa carrera), con 3876; y Humanidades y Ciencias de la Educación, que llega a 3416. Ciencias Jurídicas y Sociales hoy se posiciona en el quinto lugar, con 2566 aspirantes y detrás de Ciencias Económicas, que presenta 3053.

Sin embargo , y a pesar de estas elecciones, cada vez más empresas toman en cuenta las “habilidades blandas” y otras capacidades que no se relacionan con el estudio formal, sino con la experiencia en la vida cotidiana.

Marketing digital, logística en comercio electrónico y expertos en ciberseguridad son algunas de las diez posiciones laborales que tuvieron mayor crecimiento a partir de la demanda laboral impulsada por la pandemia, de acuerdo a estudios realizados por una consultora.

La digitalización, el incremento del trabajo remoto y la automatización de los procesos rutinarios aumentaron la demanda de profesionales capacitados en tecnología.

¿Qué sucede que las carreras más elegidas en estas casas de estudios no sean las que requiere el mercado laboral?

Entonces, ¿Por qué los estudiantes se inclinan por las carreras tradicionales? ¿Todos los que ingresan,, titulan ?

Las universidades argentinas tienen reconocidas fortalezas. Pero entre las debilidades está la rigidez de las cursadas: carreras muy largas y sin títulos intermedios

Hoy apenas el 29,6% de los universitarios argentinos egresan en el tiempo teórico previsto. La deserción es muy alta: sólo en el primer año de cursada abandona el 60% de los alumnos.

Hace años que las autoridades educativas y mucho más los expertos, vienen planteando este problema y pensando las reformas que se necesitan para solucionarlo. El tema es delicado: se trata de cambiar lo que está mal, sin afectar los logros conseguidos. Y está en debate, pero finalmente no se avanza.

Vivimos haciendo diagnósticos educativos, pero no se pasa a la acción.

Hay estudios sobre áreas de vacancias que sirven para orientar la toma de decisiones pero éstas no llegan. ¿Será que quienes tienen a su cargo tamaña responsabilidad aún siguen «gestionando» detrás de un escritorio?


Marcela Claudia ABETE es de Necochea, provincia de Buenos Aires, Argentina. Licenciada en Educación. Diplomada Superior en Enseñanza en Entornos Virtuales . Diplomada en Políticas Públicas con enfoque de Derechos. Actualmente cursando la Maestría en Gestión y Gobierno de la Educación. Académica IIBEC Paulo Freire de México. Asesora educativa. Capacitadora. Ex Inspectora  de Enseñanza en la Dirección de Educación de Adultos y Formación Profesional de la Provincia de Buenos Aires. Maestra Normal Superior. Profesora Especializada en Educación de Jóvenes y Adultos con Pos titulo de actualización académica para docentes de Educación de Jóvenes, Adultos y Adultos Mayores. Bibliotecaria Escolar. Archivista. Coordinadora Académica y profesora en Nivel Superior

INFOLAPLATA