Santiago Cafiero en la ONU: «Es hora de que el Reino Unido no le tenga miedo a la paz»

En el marco de la sesión dedicada exclusivamente al tratamiento de la Cuestión Malvinas en el Comité Especial de Descolonización de Naciones Unidas en Nueva York, el canciller Santiago Cafiero hizo un fuerte reclamo al Reino Unido para que reanude las negociaciones bilaterales con nuestro país a fin de encontrar un solución pacífica y definitiva a la disputa de soberanía en las islas, tal como lo establece el mandato de la ONU y lo han solicitado numerosos organismos multilaterales desde 1983.

Momentos antes de que el Comité de Descolonización de la ONU aprobara por consenso una nueva resolución, en esta ocasión presentada por la delegación chilena, cuyo texto, tal como reclama la Argentina, insta a las partes a retomar negociaciones, Cafiero afirmó que “el mundo no puede permanecer indiferente ante el objetivo de alterar la estabilidad en América Latina y el Caribe, una de las zonas de paz más consolidadas del planeta. Es hora ya de que el Reino Unido escuche a la comunidad internacional y retome las negociaciones para alcanzar una solución pacífica a la disputa de soberanía con la República Argentina. Que no le tenga miedo a la paz. Que pierda el temor al diálogo dentro del derecho internacional”.

“Reafirmo aquí que las victorias militares no otorgan derechos. El conflicto de 1982 no alteró la naturaleza de la disputa de soberanía entre la Argentina y el Reino Unido, que continúa aún hoy pendiente de negociación y solución. No lo dice solo la Argentina. Así fue reconocido por la Asamblea General, y así fue plasmado en su resolución 37/9 en la que reiteró la vigencia de las resoluciones que había adoptado desde 1965 y solicitó a las partes que reanudaran las negociaciones de soberanía”, aseguró el jefe de la diplomacia argentina.

Luego de la intervención de las peticionarias argentinas Paula Vernet y Mercedes Moyano Walker, Cafiero fue contundente al señalar: “Con la reanudación de la democracia, que cumplirá 40 años ininterrumpidos en 2023, la Argentina se ha consolidado como un país democrático comprometido con todos los esfuerzos por resolver la disputa de soberanía de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas y las resoluciones pertinentes de la Asamblea General. Me pregunto: ¿Es que hay democracias que valen más que otras? ¿Hay Estados habilitados a incumplir la Carta de la ONU y no leímos la letra chica? La comunidad internacional debe actuar o será cómplice de la doble moral, de aquellos que son promotores de los valores del multilateralismo en tierra ajena”.

El titular del Palacio San Martín destacó que “hoy más que nunca son visibles las posiciones; para el Reino Unido, Malvinas es dominación, especulación y oportunismo; para mi país, es soberanía, justicia y dolor por nuestros caídos”. Al tiempo que recordó: “Es la Argentina, como manifestación de su compromiso de velar por el interés de los habitantes de las Islas Malvinas, la que les garantiza el acceso al sistema público de salud y de educación brindados en el territorio continental, y fue la Argentina el Estado que en el peor momento de la pandemia ofreció a los habitantes de las Islas suministros médicos, así como vuelos humanitarios y acceso a tratamientos médicos en el continente”.

“En contraste -señaló- el Reino Unido guía su conducta en relación con el Atlántico Sur como si la controversia de soberanía ya no existiera. Otorga unilateralmente licencias de pesca en las áreas circundantes a las Islas Malvinas y persiste en la exploración y en sus planes de explotación de recursos no renovables que no le pertenecen. En el plano militar, el Reino Unido sigue comportándose como si el conflicto hubiera tenido lugar ayer. Mantiene en las Islas una injustificada y desproporcionada presencia militar, realizando regularmente maniobras y ejercicios, que incluyen disparos de misiles”.

“A ello se suma la presencia de buques susceptibles de portar y emplear armamento nuclear. La Argentina manifiesta su preocupación por la eventual presencia de armamento nuclear en las Islas Malvinas, sobre todo luego de conocer mediante documentos británicos desclasificados recientemente que dan cuenta de que durante el conflicto de 1982 el Reino Unido envió a la región buques equipados con 31 armas nucleares, lo que representaba en ese entonces el 65% de su stock de bombas nucleares de profundidad, aun cuando en el ámbito de OPANAL y del Consejo de Seguridad, el Reino Unido siempre había negado poseer armas nucleares en la zona del conflicto del Atlántico Sur”, sostuvo.

Al finalizar, Cafiero fue enfático al afirmar: “Solicitamos a este Comité Especial que una vez más exprese de manera clara y firme su convicción de que no hay más lugar para colonialismo en el siglo XXI”.

El jefe de la diplomacia argentina estuvo acompañado por el gobernador de la provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, Gustavo Melella; los senadores Adolfo Rodríguez Saá (Frente de Todos), María Eugenia Duré (Frente de Todos) y Pablo Daniel Blanco (UCR), y los diputados Alberto Asseff (PRO), Rosana Andrea Bertone (Frente de Todos), Federico Frigerio (Juntos por el Cambio), Aldo Leiva (Frente de Todos), Roxana Reyes (UCR) y Eduardo Valdés (Frente de Todos). También estuvieron presentes la Representante Permanente de la Argentina ante la ONU, María del Carmen Squeff; el secretario de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur, Guillermo Carmona; la jefa de Gabinete de la Cancillería, Luciana Tito; y la directora Nacional de M alvinas e Islas del Atlántico Sur, Sandra Pitta.

El Comité Especial de Descolonización, creado en 1961 como órgano subsidiario de la Asamblea General de Naciones Unidas, tiene la función de velar por la aplicación de la resolución 1514 (XV) de la Asamblea General de Naciones Unidas y en ese marco examina anualmente las situaciones coloniales que aún se encuentran pendientes de descolonización, adoptando resoluciones que permitan avanzar hacia el fin del colonialismo. Aún existen 17 situaciones coloniales pendientes de solución que son tratadas por el Comité. De ese total, 11 situaciones involucran al Reino Unido entre ellas, la Cuestión de las Islas Malvinas.

El C24 posee en la actualidad 29 Estados miembros: Antigua y Barbuda, Bolivia, Chile, China, Congo, Côte d’ivoire, Cuba, Dominica, Ecuador, Etiopía, Fiji, Granada, India, Indonesia, Irán, Iraq, Malí, Nicaragua, Papúa Nueva Guinea, Rusia, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Sierra Leona, República Árabe Siria, Timor-Leste, Túnez, Tanzania y Venezuela.