DESORDEN OCCIDENTAL, CAUTIVERIO EUROPEO

✍️Por Lic. Alejandro Marc贸 del Pont💻

Encontrar la seguridad europea sin europeos

El grado de desconcierto del Sur Global ante las pol铆ticas europeas es de asombro e incomprensi贸n. Su alineamiento irrestricto a la pol铆tica exterior americana, las sanciones, la obsecuencia econ贸mica/energ茅tica que lo acerca a la desindustrializaci贸n, el resurgimiento b茅lico y el incremento del gasto militar, no tienen sentido. Todas las reverencias pol铆ticas hacia Estados Unidos sorprenden por carecer de beneficios a la vista. De hecho, cada decisi贸n de Bruselas parece m谩s un paso hacia el suicidio que una medida hacia la autonom铆a, el desarrollo regional o beneficios para la Uni贸n.

La l贸gica se encuentra descripta a la perfecci贸n por el vicepresidente del Consejo de Seguridad de la Federaci贸n Rusa, Dmitry Medvedev, quien public贸 una an茅cdota en su canal de Telegram usando el ejemplo de un di谩logo entre dos ni帽os finlandeses por su ingreso a la OTAN.

Pekka: 鈥斅縋or qu茅 nuestro pa铆s se uni贸 a la OTAN?
Matti: 鈥擯orque los rusos nos est谩n amenazando.
Pekka: 鈥斅縋or qu茅 nos amenazan?
Matti: 鈥擯orque nos estamos uniendo a la OTAN.

En un art铆culo en El Salto, Wolfgang Streeck, director em茅rito del Instituto Max Planck para el estudio de las sociedades, de Colonia, describe lo que en Italia se denomina dietrismo. Dietro significa detr谩s, o lo que est谩 dise帽ado para ocultar lo que realmente se encuentra delante. La idea divide el mundo entre el escenario y las bambalinas. 鈥Lees algo, o lo oyes en la radio o en la televisi贸n, y como dietrista bien versado te preguntas no tanto sobre lo que te est谩n contando, sino por qu茅 te lo cuentan y por qu茅 lo hacen ahora鈥.

La imagen dietrista ser铆a entonces. 驴Por qu茅 Estados Unidos toma las decisiones que toma y Bruselas se inmola con ellas? Podr铆a parecer un simple acto de vasallaje de la dirigencia europe铆sta, pero la explicaci贸n de tan burda p茅rdida de autonom铆a en todos los frentes es un poco m谩s compleja de lo que se ve en el escenario, o al menos es la convergencia de varias fuentes entrelazadas a la vez, defensa, corrupci贸n y el pensamiento pol铆tico de su dirigencia. 聽聽聽

Se podr铆a comenzar exponiendo a quienes dan la cara con las medidas. Los Von der Leyen, Borrel o Lagarde son personajes que tienen tanta deshonestidad que ocultar que, m谩s all谩 de su posici贸n ideol贸gica proamericana, creen que es mejor llevarse bien con el poder para preservar el suyo propio y evitar terminar en prisi贸n. Son s贸lo actores en el escenario, no tras bambalinas. Estados Unidos est谩 presionando por una estructura de seguridad al estilo de la Guerra Fr铆a en Europa, donde el temor es el indicador principal que arrastra a los actores del escenario europeo a justificar un relato de servilismo.

Ahora Estados Unidos parecer铆a estar delegando la defensa de Ucrania en Europa. Esta idea se da, ante la falta de capacidad b茅lica y la necesidad de armamento estadounidense. Se suma a esta idea la ley de reducci贸n de la inflaci贸n de Biden, que est谩 colmando a los gigantes corporativos estadounidenses con cientos de miles de millones de d贸lares en subsidios, socavando a sus competidores europeos, amenazando con la desindustrializaci贸n a largo plazo de la Uni贸n Europea, atacando la prosperidad del continente, sin que la salud de la alianza transatl谩ntica se vea en entredicho.

Estados Unidos ha obtenido incre铆bles ganancias con la energ铆a, s贸lo por el hecho de desbaratar el modelo de negocio alem谩n, dependiente de la energ铆a barata Rusia, y para asegurar lo actuado, saboteando Nord Stream, y descartar por completo las relaciones europeas con Mosc煤. Si bien la idea americana est谩 siendo seguida al pie de la letra, una agenda proteccionista que discrimina a sus aliados no ha recibido en el t茅rmino de m谩s de un a帽o reclamos pol铆ticos ni iniciativas defensivas por parte de la UE. Emmanuel Macron fue unos de los pocos que se quej贸 de los altos precios de la energ铆a vendida por Estados Unidos afirmando que no eran 芦amistosos禄 y el ministro de econom铆a de Alemania pidi贸 a Washington que muestre m谩s 芦solidaridad禄 y ayude a reducir los costos de energ铆a para los europeos. Pero la ley de reducci贸n de la inflaci贸n estadounidense fue un mazazo a la econom铆a europea o para la soberan铆a estrat茅gica.

El concepto no es nuevo. De hecho, la autonom铆a estrat茅gica forma parte del l茅xico convencional de la UE desde hace bastante tiempo. Naci贸 en el 谩mbito de la industria de la defensa y, durante mucho tiempo, su uso se limit贸 a cuestiones de defensa y seguridad. Durante cierto tiempo el debate se limit贸 a un enfrentamiento entre aquellos para los que la autonom铆a estrat茅gica era un medio para recuperar el espacio pol铆tico frente a los Estados Unidos, y otros, la mayor铆a de los Estados europeos, seg煤n Josep Borrell, para los que ten铆a que evitarse, precisamente por miedo a acelerar que los Estados Unidos se desentendieran de Europa.

Cuando se habla de amenazas, un asunto importante es el de la relaci贸n de la Uni贸n con la OTAN y, en particular, con los Estados Unidos. Al mismo tiempo nadie cuestiona la vitalidad de la relaci贸n transatl谩ntica y que la OTAN sigue siendo el 煤nico marco viable para garantizar la defensa territorial de Europa. Estas son palabras de Josep Borrell, Alto Representante de la Uni贸n Europea para Asuntos Exteriores y Pol铆tica de Seguridad, es decir, asumieron su dependencia. Entonces muchas cosas comienzan a tener sentido. 芦Europa es un gigante econ贸mico, un enano pol铆tico y un gusano militar禄. Esa frase, autor铆a del exministro de Relaciones Exteriores de B茅lgica, Mark Eyskens, se acerca a la realidad en 2023, pero ahora ni siquiera es un gigante econ贸mico.

Comienza a surgir el juego tras bambalinas. Medios alemanes reportaron el a帽o pasado  que la capacidad militar de su pa铆s era tan fr谩gil que, ante un ataque intenso, sus fuerzas armadas solo ten铆an municiones para resistir dos d铆as de combate, por lo que se anunci贸 sorpresivamente que el Gobierno destinar谩 una partida extraordinaria 煤nica de 100.000 millones de euros para equipar a las fuerzas armadas alemanas con armamento estadounidense, entre otros, el avi贸n F35, aviones furtivos.

La necesidad alemana del avi贸n m谩s caro del mundo es que, en caso de ser necesario, transportar铆an las bombas at贸micas de Estados Unidos estacionadas en Alemania hasta su objetivo. 芦El avi贸n caza F-35 podr铆a ser una de las aeronaves de transporte鈥, dijo Scholz en una declaraci贸n de gobierno ante el Parlamento alem谩n. Con esto, sorprendi贸 a muchos expertos en seguridad: 驴hay una hip贸tesis de conflicto nuclear en Alemania?, 驴con qui茅n?

Desde el 2019, cuando Trump increpaba a los europeos que EE.UU. no ser铆a el cajero autom谩tico de la OTAN y el presidente Macron se apresuraba a certificar su 鈥渕uerte cerebral鈥, se ven铆a ejecutando la planificaci贸n de la defensa europea. Tan solo en 2022, seg煤n las estimaciones de la propia OTAN, Estados Unidos aport贸 el 70% del presupuesto total del organismo, con m谩s 821.830 millones de d贸lares. Seg煤n las mismas estimaciones, los cinco pa铆ses que m谩s recursos destinaron a cuestiones de defensa son Grecia, EE.UU., Polonia, Lituania y Estonia, aunque el que m谩s dinero aporta sigue siendo son los Estados Unidos.

Una de las cr铆ticas que enfrentan pa铆ses como Francia y Alemania es que no aportan el m铆nimo del 2% de su PIB a la industria militar, lo que deja cualquier tema de seguridad en manos de la OTAN. A cambio de la protecci贸n estadounidense, ellos guiar谩n todas las pol铆ticas, no s贸lo la de defensa. Europa esta desprotegida y completamente vulnerable, a grado tal de callarse cuando Australia le inform贸 a Francia que rescindir铆a su contrato para construir 12 de los submarinos convencionales, y ahora le comprar谩 cinco submarinos de propulsi贸n nuclear a Estados Unidos, en el marco de un ambicioso plan para fortalecer a Occidente en la regi贸n Asia-Pac铆fico, el nuevo giro pensado por EE.UU.

Se entiende entonces que el concepto de autonom铆a estrat茅gica se ampli贸 desde que Macron dio un debate en la Sorbona seis a帽os atr谩s, no s贸lo la defensa est谩 en juego sino la energ铆a, la industrializaci贸n, la econom铆a, la tecnolog铆a y el comercio. Pero como vimos en el concepto de autonom铆a estrat茅gica, prim贸 su dimensi贸n de seguridad que condicion贸 a los dem谩s vectores de decisi贸n, a pesar de que se pens贸 en establecer una fuerza conjunta de intervenci贸n, as铆 como un presupuesto com煤n de defensa, despu茅s la invasi贸n rusa a Ucrania, pero tarde para revivir la idea de la soberan铆a europea.

Antes que EE.UU. impusiera su fuerza era crucial lograr alg煤n tipo de autonom铆a decisoria que, como vimos, fue superada por la dimensi贸n de seguridad. Los 煤ltimos tres a帽os han expuesto la vulnerabilidad de Europa. La crisis de Covid-19 puso de relieve la falta de equipos de protecci贸n personal esenciales, que ya no produc铆an sino que importaban de China; como consecuencia, la interrupci贸n de las cadenas de suministro provoc贸 una escasez de semiconductores, especialmente en la industria automotriz, lo que obstaculiz贸 la recuperaci贸n econ贸mica. La guerra, la energ铆a y la inflaci贸n, m谩s las sanciones, lo 煤nico que hicieron fue perjudicar a Europa y beneficiar a los Estados Unidos. El dinero se dirig铆a a pagar exorbitantes sumas de energ铆a alternativa a la rusa o subsidiar las facturas de gas de Estados Unidos. Alemania aumenta en 200.000 millones de euros su paquete de ayudas energ茅ticas tratando de amortiguar el impacto en la econom铆a y los hogares.

Aun y cuando las mayores empresas alemanas mov铆an sus plantas a China o Estados Unidos, ya sea por necesidad energ茅tica, como BASF, o por la ley de reducci贸n de la inflaci贸n, como Volkswagen, a las pol铆ticas proteccionista americanas a la UE les falta un enfoque europeo integral, acompa帽ado de un impulso de financiaci贸n adecuada. Como Bruselas fue cooptado por el temor a Estados Unidos, los pa铆ses, de manera individual, como Alemania o Francia, avanzan de forma independiente, aumenta la asignaci贸n de fondos p煤blicos por sobre los estados europeos endeudados que no pod铆an reducir el impacto inflacionario, lo que dificulta las soluciones conjuntas que benefician a todos.

Alemania enfrenta problemas de sustituci贸n energ茅tica. Francia, que en la actualidad cuenta con un 70% de su energ铆a generada por reactores nucleares, depende del uranio importado a precio de baratija de Niger, que se rebel贸 y ahora pone en duda su 16% de importaci贸n francesa a precios de la espuria moneda CFA. La crisis energ茅tica es particularmente aguda para sectores como el vidrio, los productos qu铆micos, los metales, los fertilizantes, la pulpa y el papel, la cer谩mica y el cemento, que requieren la mayor cantidad de energ铆a para impulsar su producci贸n industrial y que emplean en conjunto a 8 millones de personas. 

Destatis, la oficina alemana de estad铆stica, revis贸 a la baja las cifras y salt贸 la sorpresa: el PIB se contrajo un 0,3%. Lo suficiente, eso s铆, para tratarse de una recesi贸n t茅cnica al ser el segundo trimestre de ca铆da, tras el -0,5% de finales de 2022. Los motores de la contracci贸n son la debilidad del consumo privado a causa de la inflaci贸n y la aton铆a de la actividad industrial, los altos precios de la energ铆a y la incertidumbre. El Banco Central Europeo sigue la l贸gica americana y no puede quedarse muy alejado de la FED por la diferencia de tasas, a cada aumento de la reserva federal le sigue uno del Banco Central Europeo. La pol铆tica monetaria tiene como objetivo amortiguar la demanda para bajar la inflaci贸n.

Estados Unidos se dot贸 en agosto de 2022 de dos instrumentos para relocalizar dentro de sus fronteras industrias clave en la doble transici贸n digital y verde. En primer lugar, aprob贸 la ley de chips y ciencia, dotada de 280.000 millones de d贸lares para reforzar el ecosistema de semiconductores, crear centros regionales de I+D en tecnolog铆a digital emergente y desarrollar el capital humano stem (ciencia, tecnolog铆a, ingenier铆a y matem谩ticas). En segundo lugar, adopt贸 la ley de reducci贸n de la inflaci贸n, con presupuesto de 370.000 millones para inversi贸n p煤blica en tecnolog铆as de energ铆a limpia. Ambas iniciativas destruyeron la industria europea.

Europa se ha esforzado por emular al socio trasatl谩ntico alumbrando dos herramientas gemelas, el reglamento de refuerzo del ecosistema europeo de semiconductores (ley de chips UE) y reglamento para refuerzo del ecosistema europeo de fabricaci贸n de productos de tecnolog铆a emisiones cero (ley Net-Zero). La diferencia central respecto de las normativas estadounidenses es la ausencia de un presupuesto propio en los dos instrumentos comunitarios. La consecuencia es una p茅rdida de coherencia europea sobre actuaciones de relocalizaci贸n industrial, con la descentralizaci贸n del esfuerzo y decisi贸n hacia los Estados miembros. Adem谩s, estos han de financiar con sus presupuestos nacionales los proyectos, dando lugar a una competencia desigual entre ellos.

Europa perdi贸 con la seguridad y todas las acciones est谩n dise帽adas para no molestar a su guardaespaldas, que avanza con la sepultura europea a pasos agigantados. Europa ya no es un competidor, ahora es solo un comprador de armas a los Estados Unidos por lo que sustituye seguridad social o desarrollo industrial por presupuesto militar. El objetivo europeo impuesto por Estados Unidos es lidiar con la guerra de Ucrania y contener a los arribistas polacos que ya se apuntan con quedarse con una parte de lo que deje Rusia de Ucrania. Y encima deber谩n financiar y poner hombres y armamento en la nueva iniciativa americana: Taiw谩n.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Escanea el c贸digo