La Orquesta Estable del Teatro Argentino brindará un nuevo concierto sinfónico

La temporada artística 2023 continuará el domingo 29 de octubre, a las 17, con un concierto sinfónico que se realizará en la Sala “Alberto Ginastera” del Centro Provincial de las Artes Teatro Argentino, ubicado en la Avenida 51 entre 9 y 10. Este espectáculo integra las actividades programadas por el Instituto Cultural de la Provincia de Buenos Aires.

La Orquesta Estable, dirigida en esta oportunidad por Luis Gorelik, ofrecerá un programa constituido por “Preludio a la siesta de un fauno” de Claude Debussy, “Amo” de Virtú Maragno y “Concierto para orquesta” de Béla Bartók.

► Las entradas gratuitas, con reserva online, se podrán obtener a partir del jueves 26 de octubre, a las 12, a través del link publicado en la Web y en las redes sociales del Instituto Cultural de la Provincia de Buenos Aires y el Teatro Argentino.

► Las personas mayores de 65 años tendrán además la opción de reservar tickets de forma presencial, mediante un cupo de entradas destinadas a tal fin, también el jueves 26 de octubre, de 12 a 18, acercándose a la boletería del Teatro y presentando su DNI.

Sobre las obras que integran el programa

Inspirado en los versos homónimos de Mallarmé, el poema sinfónico “Preludio a la siesta de un fauno” de Claude Debussy (1862-1918) se estrenó en París en 1894. Junto a “La mar” es una de las obras para orquesta más conocidas del padre del impresionismo sonoro. En apenas diez minutos, la pieza evoca, de manera muy libre, la displicencia con la que un fauno reposa sobre el volcán Etna. Al comienzo hay un célebre tema de flauta, misterioso y sensual, que reaparece con variantes a lo largo de toda la partitura. La obra marcó un hito y significó, para una opinión tan calificada como la de Pierre Boulez, el verdadero inicio de la música moderna.

El argentino Virtú Maragno (1928-2004) compuso “Amo” en 1978 y se la dedicó a su mujer María Olga. Son evidentes en la partitura las marcas de la trágica situación que atravesaba entonces el país. El título tiene tres significados: “amar a María Olga”, su compañera de siempre; “amo” en referencia al dictador que se considera amo y señor de la vida de los demás y “amo” en alusión al amor como lo único que puede salvarnos del horror y la destrucción. En cuanto a aspectos más técnicos, el crítico Diego Fischerman la calificó de obra “magníficamente orquestada que logra abstraer la idea de nacionalismo (musical) de sus rasgos más aparentes”.

El “Concierto para orquesta” del húngaro Béla Bartók (1881-1945) fue escrito en 1942 cerca de Nueva York. Exiliado en Estados Unidos desde 1940, el artista padeció en esa cultura tan alejada de su país de origen una incomprensión desalentadora. Las estrecheces económicas lo obligaron a aceptar el encargo del director de la Sinfónica de Boston, Sergei Koussevitzki, de crear una pieza orquestal. El resultado fue una obra de esplendorosa orquestación que sorprende por su energía y vitalidad, pese a ser fruto de un hombre enfermo que moriría apenas tres años después.