Limpieza, control de residuos y otras claves para prevenir la picadura de alacranes

Ante la proximidad del verano y la consecuente llegada del calor, que propicia la aparición de alacranes, desde la Municipalidad de La Plata brindaron una serie de consejos a los vecinos para evitar picaduras.

«Los sitios más propicios para la aparición de estos animales son aquellos oscuros y húmedos, por lo que es importante mantener limpios espacios con escombros o leña acumulados, galpones y terrenos baldíos», explicaron desde el área de Zoonosis local, dependiente de la Secretaría de Salud.

Entre los puntos básicos de cuidado, se destacan las acciones de revisar y sacudir la ropa de cama, las prendas de vestir y el calzado, tener precaución al examinar cajones o estantes y evitar caminar descalzos en sitios donde podrían estar presentes.

Asimismo, es importante poner atención en las zonas que funcionan como refugios naturales para los alacranes, como debajo de cortezas de árboles, piedras o ladrillos, por lo que se recomienda realizar un aseo de los ambientes cuidadoso y periódico y utilizar rejillas sanitarias en desagües y sanitarios.

A ello se le suma el control de entradas y salidas de cañerías, aberturas, hendiduras, cámaras subterráneas, sótanos y huecos de ascensor y, de ser posible, la colocación de burletes o alambre tejido en puertas y ventanas, el revoque de paredes y la reparación de grietas.

Desde el área de Zoonosis, que trabaja junto con el Centro de Estudios Parasitológicos y de Vectores (CEPAVE) de la UNLP, también se pidió a los vecinos prestar atención a la basura y evitar que se acumule, permitiendo reducir la cantidad de insectos, sobre todo de cucarachas, que son el alimento preferido de estos artrópodos. Al juntar los residuos, no hay que utilizar las manos, sino escoba y pala para evitar potenciales picaduras.

Ante un accidente con alacranes, los niños deben asistir al Centro de Asesoramiento y Asistencia Toxicológica del Hospital De Niños «Sor María Ludovica» de calle 14 N° 1631 o comunicarse a la línea gratuita 0-800-222-9911. Si el afectado es un adulto, puede concurrir a cualquier hospital.