La Economía del Conocimiento, clave para el desarrollo de los municipios bonaerenses

Se conoce como Economía del Conocimiento al conjunto de actividades económicas que requieren un intensivo aporte del conocimiento humano para generar valor y ofrecer a la sociedad nuevos productos y servicios, que pueden ser aprovechados por todas las ramas de la producción. Un estudio realizado por el Laboratorio de Desarrollo Sectorial y Territorial de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNLP, revela el valor agregado que aportan estas actividades a los municipios de la provincia de Buenos Aires. La ciudad de La Plata, con su fuerte impronta universitaria, aparece entre los distritos más destacados.

Algunas de las cadenas productivas vinculadas con la Economía del Conocimiento son: servicios empresariales (profesionales, publicidad, fotografía), educación (pública y privada, todos los niveles), industrias culturales (actividades de edición, impresión, radio y televisión, esparcimiento y culturales), investigación y desarrollo (pública y privada, desarrollo experimental), software y servicios informáticos (consultores en equipos, programación, procesamiento y bases de datos) entre otras.

Agustín Lódola, director del laboratorio y autor del trabajo explicó: “nuestro estudio cuantifica el valor agregado de las actividades económicas relacionadas con la economía del conocimiento en cada uno de los municipios de la Provincia de Buenos aires. Para eso, utilizamos el cálculo del valor agregado de las cadenas productivas en cada uno de los municipios. Eso permite conocer el peso económico y la evolución reciente de dichas actividades en la provincia y también saber cuáles son los municipios donde estas actividades son más importantes”.

El Valor Agregado Bruto (VAB) es un concepto utilizado para medir la contribución económica de un sector o industria específica. Representa el valor creado por una empresa u organización mediante su producción de bienes y servicios, excluyendo el valor de los insumos utilizados en el proceso de producción. Eso es lo mismo que sumar todas las remuneraciones (salarios, rentas, intereses, utilidades) que se pagan a los diversos factores productivos (trabajo, tierra, capital, capacidad empresarial). Por ejemplo, el valor agregado de la educación (donde el factor trabajo es fundamental) es la suma de todos los salarios que se pagan a los docentes. La suma de los valores agregados de todas las unidades económicas residentes en un país constituye el Producto Bruto Interno de ese país.

Para realizar esta investigación se tomaron los datos del trabajo publicado en mayo del 2022 por el Ministerio de Economía de la Nación sobre cuantificación de Cadenas Productivas y su desagregación provincial. En el mismo se identificaron 63 cadenas productivas y se cuantificó la cuenta de producción (valor bruto de producción, valor agregado y consumo intermedio) a precios constantes de 2018 coherente con el cálculo de Cuentas Nacionales que realiza el INDEC, el empleo y otras variables.

“Nuestra investigación consistió en desglosar cuáles son los municipios que más aportan al valor agregado bruto provincial de la Economía del Conocimiento y cuál es la importancia de  esta economía en cada municipio”, remarcó Lódola.

Del análisis realizado se desprende que el peso económico de la Economía del Conocimiento en la Provincia de Buenos Aires es del 14,6% en el total del valor agregado de las cadenas productivas, superando a las cadenas agroalimentarias y construcción.

Por otro lado, es importante destacar que hay municipios como La Plata donde esa participación alcanza el 26,4% (donde resalta educación), Vicente López 23,9% (industrias culturales) y San Isidro 23,5% (software y servicios informáticos).