Un falso policía vendía autos robados desde la cárcel de Olmos

¿Quién sospecharía de un perfil así? Decía llamarse «Ezequiel Aguirre», tener un hijo chiquito que mostraba en su foto de perfil y una profesión de la que parecía orgulloso, según las imágenes que subía con su uniforme de Policía bonaerense. Con esa misma ropa posaba en su foto de Whastapp.

En realidad se llamaba Nicolás Nahuel Medina y atendía los llamados de los interesados en los autos robados que publicaba como legales desde un pabellón de la cárcel de Olmos. Cada vez que lo llamaban, desde otro teléfono activaba un video de YouTube con el sonido de la frecuencia de una radio policial.

«Teneme paciencia que estoy en el patrullero…», se disculpaba ante los consultantes. Y cuando pedían ir a ver el auto, les decía que lo mostraría un familiar, ya que él no podía por sus horarios laborales. Según una investigación, que culminó con el allanamiento a su celda y el secuestro de al menos 5 autos robados, en los últimos 3 meses vendió más de 20 autos robados.

«Por cada auto ganaban entre un millón y un millón y medio de pesos. Funcionaban como una concesionaria tumbera. Hay mucha gente que compró y todavía no se enteró que la estafaron. Están manejando autos robados», dice uno de los detectives a cargo de la investigación.

Medina tenía cómplices. El parte policial dice que en once allanamientos detuvieron a cinco hombres y dos mujeres. Todos son vecinos de La Matanza (Isidro Casanova, González Catán, Rafael Castillo) y se los imputó por «falsificación de documentos del automotor».

A uno de ellos se lo identificó como «El Gordo» y tenía el segundo rol más importante: se encargaba de guardar los autos, de llevarlos al local de repuestos donde compraba las patentes falsas y de mostrarlos y venderlos. Las mujeres son familiares de Medina: su novia y su ex pareja. Interviene el Juzgado Federal 2 de San Martín, cuya responsable es la jueza Alicia Vence.

Desde el Juzgado solicitan la presencia de damnificados de la banda de Medina, para imputarle más hechos. Creen que podrían ser muchísimos más. Solo que como no hicieron la transferencia, aun no lo saben.

Medina, entre otras cosas, era el nexo con los proveedores de los autos. «Pagué 350 mil pesos por un Gold Trend», le contó por teléfono a uno de sus compañeros. Los ladrones serían del barrio Villegas, de Ciudad Evita, La Matanza. En otra comunicación, aseguró que una banda le acababa de ofrecer un auto que habían robado 40 minutos antes. Y en una charla cuenta de un ladrón dispuesto a entregarle un auto robado en la dirección que le diga.

Los autos robados se escondían en una casa para «enfriarlos». El próximo paso consistía en la modificación del grabado de vidrios y el encargo del juego de patentes y la carpeta con la documentación apócrifa. En un principio pagaban 80 mil pesos por el «servicio». Los abastecedores eran de Lomas de Zamora. Pero como a veces se demoraban en las entregas, «El Gordo» buscó un nuevo contacto. Les pedía 90 mil pesos por el kit, asegurando tener todo listo en 48 o 72 horas.

Los avisos de venta se redactaban en Olmos. El falso policía escribió en la plataforma Marketplace de Facebook, sobre un Ford Focus Style modelo 2012«…papeles al día, listo para transferir. Título, cédula, vtv, informe de dominio, verificación policial, los 08 en blanco firmados por el titular y sellados por registro». Y en el cierre agregó «el precio es el publicado. Solo gente realmente interesada. Vendo, no permuto. No respondo lo aclarado».  

«El desconocimiento por el trámite de dominio de un auto es inmenso. Y a eso hay que sumarle que tal vez el comprador no desconfía de un policía. Cree que no lo van a estafar», dice un detective de la División Delitos contra el Automotor de la Policía Federal Argentina (PFA), que participó de los seguimientos y las escuchas de la banda de Medina.